Email Marketing

Cómo la inteligencia artificial renovará el marketing (+6 ejemplos de éxito)

    Por Anna Ribas, publicado en 19 noviembre 2019

    El email marketing es un auténtico "abuelo cañero" de la publicidad digital. La tecnología del correo electrónico existe desde nada menos que los años 70, y la gente lleva casi todo este tiempo usándola para fines comerciales.

    Y es que más de 40 años después, el email sigue siendo muy efectivo para comunicarnos con otras personas, instituciones y marcas. Pero eso no quiere decir que se trate de una tecnología estática; al contrario, el email marketing no deja de evolucionar y de incorporar nuevas posibilidades. Y una de las más interesantes de los últimos tiempos es la inteligencia artificial.

    Incorporar la inteligencia artificial puede llevar tu email marketing varios pasos más allá, hacer tu trabajo mucho más fácil y multiplicar los resultados de tus campañas. ¿Quieres saber cómo? ¡Sigue leyendo!

    * ¿Quieres mejorar tus campañas de email marketing? Clica aquí y consigue  gratis el curso de 1h para optimizar tus emailings y los resultados.

    Como la inteligencia artificial renovara el marketing 6 ejemplos de exito

     

    Inteligencia artificial, big data y email marketing

    La inteligencia artificial es una tecnología que simula funciones de la inteligencia humana, como el aprendizaje y el razonamiento, con fines comerciales entre los que se incluye el email marketing. A través de la inteligencia artificial, los marketers pueden analizar una gran cantidad de datos y automatizar los procesos para que sean más eficientes. Así, pueden implementar la información rápidamente y a gran escala y saber qué tipo de emails enviar, a quién, con qué frecuencia y cuándo.

    Para darnos cuenta del impacto de la inteligencia artificial en el email marketing, solo tenemos que tener en cuenta estas estadísticas extraídas de una infografía de Smart Insights:

    • El 61% de los marketers afirman que la inteligencia artificial es el aspecto fundamental de su estrategia de datos (MemSQL).
    • En 2020, el 30% de las empresas del mundo usarán la inteligencia artificial en al menos uno de sus procesos de ventas (Gartner).
    • En 2035 se prevé que la inteligencia artificial genere 14 billones de dólares y aumente los beneficios en un 38% (Accenture).
    • Por cada dólar empleado en email marketing, se generan 38 dólares de beneficios (Campaign Monitor).
    • Solo el 17% de los expertos en email marketing que planeaban probar la automatización en 2018 estaban teniendo en cuenta la inteligencia artificial (Econsultancy).
    • El 87% de los usuarios de inteligencia artificial actuales afirman que están usándola o piensan usarla para previsiones de ventas y email marketing (Statista).

    Si hablamos de inteligencia artificial, tenemos que hablar de big data, ya que son los datos los que permiten personalizar y automatizar las campañas de email marketing.

    Por suerte, el big data ya no es patrimonio exclusivo de las grandes empresas, sino que cada vez es más fácil emplearlo a un nivel más modesto, sobre todo para segmentar a los suscriptores de una base de datos y enviarles contenidos más personalizados.

    Dado que el email marketing es usado por una gran cantidad de empresas, cada vez es más difícil destacar entre el ruido y hacer que los usuarios te dediquen su tiempo. Para facilitar esta labor, las soluciones de inteligencia artificial te ayudan a filtrar todos los datos de los suscriptores (tanto los que proceden del formulario de alta como los recopilados a través de cookies) y usarlos para enviarles emails que realmente sean relevantes para ellos.

     

    ¿Qué puede aportar la inteligencia artificial al email marketing?

     

    Más engagement

    Tradicionalmente, los profesionales del email marketing tenían que hacer pruebas manuales para encontrar la combinación adecuada de asunto, cuerpo del email e imágenes para diferentes audiencias. Este proceso era muy engorroso y susceptible al error humano.

    Ahora, las tecnologías de inteligencia artificial mejoran este proceso generando rápidamente los contenidos que aportan los mejores resultados de conversión e ingresos. Esto ahorra un montón de tiempo al equipo y permite trabajar con más combinaciones de elementos, dando lugar a emails más efectivos.

     

    Más comodidad

    Gracias a la inteligencia artificial, es posible configurar campañas automatizadas "por goteo" que se basan en los datos de los usuarios y en la fase de conversión en la que se encuentran. Estas campañas incorporan información sobre compras pasadas, intereses y comportamientos de navegación para configurar emails automáticos de lead nurturing.

    Además, como acabamos de ver, la inteligencia artificial permite automatizar el proceso de pruebas de contenidos e imágenes, ahorrando tiempo y recursos a los marketers.

     

    Flujos de trabajo automatizados

    Con la automatización basada en la inteligencia artificial, todos los procesos de email marketing pueden realizarse de manera más rápida y más sencilla. Por ejemplo, es posible identificar automáticamente los comportamientos y eventos a los que deberíamos responder con emails, personalizar los mensajes para incrementar las conversiones y hacer que los envíos y pruebas se lleven a cabo sin intervención humana.

     

    Segmentación inteligente

    La inteligencia artificial puede identificar tendencias como los datos demográficos o los hábitos de compra para segmentar a los usuarios de una base de datos en grupos específicos. Esta segmentación, junto con una comprensión mejor de los intereses y comportamientos de la audiencia, hace que sea mucho más sencillo personalizar toda la experiencia del cliente.

     

    Tests A/B y multivariable

    Los tests A/B y multivariable son un elemento esencial de la metodología del marketing, pero también son bastante complejos de implementar a gran escala. Y esta es una de las áreas en las que la inteligencia artificial puede ayudarnos.

    Los tests realizados con inteligencia artificial nos permiten identificar rápidamente las tendencias, hacer predicciones e incluso reconocer diferencias sutiles que podrían pasársenos por alto. Algunas plataformas de inteligencia artificial incluso son capaces de optimizar las campañas sobre la marcha en función de los resultados.

     

    Analíticas más sofisticadas

    Los datos generados por las campañas de email marketing pueden incorporarse en otros análisis más amplios, por ejemplo, podemos estudiar el ratio de interacción de los clientes para predecir los abandonos. La incorporación de la inteligencia artificial al proceso permite tener en cuenta más variables para obtener inteligencia de negocio prácticamente en tiempo real.

     

    6 ejemplos de uso de la inteligencia artificial

     

    1) Optimizar los asuntos de los emails

    Los asuntos de los emails son uno de los aspectos más importantes de la estrategia a nivel global.

    Un buen asunto destaca en la bandeja de entrada del destinatario y le anima a hacer clic para ver el resto del contenido. En cambio, un asunto mal escogido pasará desapercibido y hará que el email sea ignorado, o todavía peor, que se interprete como spam y acabe en la papelera.

    Anteriormente, crear un buen asunto requería el trabajo de un copywriter profesional y un montón de experimentación y análisis. Pero ahora, la inteligencia artificial hace que sea mucho más fácil acertar con el asunto perfecto para una audiencia en concreto.

    La inteligencia artificial usa algoritmos para generar asuntos que atraen un ratio de clic más elevado. El secreto está en analizar los resultados de una gran cantidad de campañas de marketing individuales e ir incorporando datos nuevos para optimizar y mejorar cada vez más los asuntos de los emails.

     

    2) Crear contenidos automatizados

    De la misma manera en que los asuntos pueden automatizarse y optimizarse, la inteligencia artificial también nos puede ayudar a redactar el cuerpo principal del email.

    El software basado en inteligencia artificial puede usar textos escritos previamente por un ser humano, imágenes, promociones, resúmenes de entradas de blog, contenidos curados, enlaces o incluso textos generados desde cero por una máquina para crear emails perfectamente optimizados y aumentar el ratio de clics.

    Las nuevas tecnologías basadas en el lenguaje natural pueden encontrar las palabras a las que los usuarios responden mejor e introducirlas en títulos, textos y llamadas a la acción.

    Los algoritmos de inteligencia artificial no solo determinan la combinación óptima de diferentes tipos de contenido, sino que además pueden reducir de manera significativa el tiempo y los recursos empleados para mantener las campañas de email activas y actualizar los contenidos de manera periódica.

     

    3) Ajustar al máximo la personalización

    La personalización puede suponer la diferencia entre una estrategia de email marketing altamente exitosa y una que solo supone una pérdida de tiempo. Después de todo, los emails con asuntos personalizados tienen un 26% más de posibilidades de abrirse y consiguen ratios de transacción 6 veces más altos.

    En los últimos años, la personalización se ha vuelto tan común en el sector del email marketing que los consumidores la esperan por defecto. Los emails genéricos, dirigidos a un colectivo y no a una persona con nombre propio, son percibidos como spam y tienen muchas probabilidades de ser ignorados.

    Pero aunque este nivel de básico de personalización ya esté muy extendido en el mundo del email marketing, la inteligencia artificial realmente multiplica las posibilidades. Por ejemplo, ahora podemos llevar a cabo lo que se conoce como "personalización predictiva".

    El análisis predictivo emplea algoritmos complejos, datos de clientes y aprendizaje automático para predecir el comportamiento futuro de un usuario basándose en las interacciones y tendencias de datos previas. Por ejemplo, podemos predecir en qué productos nuevos estará interesado un cliente en particular e introducir esos productos en nuestros emails, adaptándolos a cada persona.

      

    4) Decidir los mejores momentos y frecuencias de envío

    El mejor momento para enviar emails es uno de esos temas que siempre da que hablar. Existen muchísimos estudios al respecto, pero el problema es que sus conclusiones son muy diferentes entre sí.

    Hasta ahora, los marketers se basaban en una mezcla de experimentación, análisis de datos, sentido común e intuición para decidir cuál era el momento adecuado para enviar un email. Pero con la inteligencia artificial, se acabó el tener que jugar a las adivinanzas.

    Las herramientas de inteligencia artificial analizan de manera automática los datos procedentes de varias fuentes para determinar cuáles son los momentos en que un email puede generar más atracción.

    Además, también es posible automatizar este proceso caso por caso. Antes, tenías que escoger un solo momento para enviar un email a toda tu lista de correo. Pero ahora puedes enviar los emails individualmente para que lleguen al momento más adecuado para cada cliente, en función de su perfil demográfico y de sus interacciones con la marca.

    Otro aspecto muy interesante que puede optimizarse con la inteligencia artificial es la frecuencia de envío de los emails, de tal manera que cada usuario individual esté expuesto lo suficiente a la marca como para desarrollar su relación pero no tanto como para generar cansancio.

     

    5) Personalizar las promociones de email marketing

    Las promociones personalizadas tienen una doble función. Por un lado, son muy útiles para captar usuarios en las primeras fases del embudo de conversión y convencerles de que se sumen a tu lista. Por otro, también pueden servir de estímulo para cerrar más ventas.

    Para ampliar el efecto de las promociones, es necesario personalizarlas al máximo. Y con la inteligencia artificial, podrás encontrar justo la promoción perfecta para cada usuario.

    Por ejemplo, si un cliente está encantado con un descuento del 10%, sería un desperdicio ofrecerle un 50%. Pero si está más indeciso, quizás el descuento más alto sea lo que necesita para animarse a convertir.

    También puedes personalizar las promociones en función de los productos escogidos, las tarifas de envío, la oferta de productos adicionales u otros incentivos, todo ello basándote en el comportamiento de compra y las interacciones de cada usuario particular. Como es lógico, este nivel de personalización sería totalmente imposible sin usar inteligencia artificial.

     

    6) Crear campañas de retargeting

    ¿Tu cliente ha añadido productos al carrito, pero no ha terminado la compra? Este es uno de los casos típicos en los que el retargeting puede ser muy útil para incrementar las ventas y reducir el porcentaje de abandonos.

    La inteligencia artificial nos permite alcanzar un nivel de precisión nunca visto en las campañas de retargeting. Por ejemplo, puede que algunos clientes respondan mejor a un email enviado una hora después de abandonar la tienda, mientras que a otros les puede ir mejor tener un día o dos para pensárselo. La inteligencia artificial hace posible segmentarlos de manera adecuada para ponerse en contacto con ellos en el momento idóneo y ofrecerles la oferta que necesitan para animarse a terminar su compra.

    Curso: Cómo mejorar tu estrategia de email marketing

     

    Anna Ribas

    Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas por la UAB. Digital Marketing Strategist en Cyberclick. _______________________________________________________________________ Degree in Advertising and Public Relations from the UAB. Digital Marketing Strategist at Cyberclick.