Inbound Marketing

Qué es y cómo desarrollar un producto digital

  • No hay sugerencias porque el campo de búsqueda está vacío.

    Por Marina Sala, publicado en 26 febrero 2024

    Un producto digital es aquel que funciona en su totalidad en un dispositivo digital y que se distribuye a través de la red, por lo que su inventario no se puede agotar y se puede comprar (y también vender) de forma ilimitada.

    Habitualmente, para poder adquirirlo, además de pagar en el caso de que no sean gratuitos, se debe llevar a cabo un proceso de descarga para obtener el producto digital. Aunque también es muy común que en vez de eso el comprador se tenga que suscribir para acceder al producto a través de internet.

    Los productos digitales pueden ser una idea de negocio en sí misma o formar parte de la estrategia de marketing de contenidos de una empresa para conseguir más leads (potenciales clientes) que terminen comprando el producto que comercializan o fidelizar a los ya existentes.


    Que es y como desarrollar un producto digital

    Cómo crear un producto digital


    1º. Análisis y organización

    Al igual que con un producto físico, el primer paso para lanzar algo al mercado es investigar y planificar todo lo que envuelve a ese proyecto que tienes en mente. En ese sentido, debes responder a una serie de preguntas clave:

    • ¿Existe competencia? ¿Cómo es esta? ¿Qué te va a diferenciar de ella?
    • ¿Cuál es tu público objetivo? ¿A qué grupo quieres dirigir tu producto digital?
    • ¿Qué problema o necesidad quieres atender?
    • ¿A través de qué plataforma vas a comercializar tu producto digital?
    • ¿Cómo va a ser todo el proceso de compra?
    • ¿Qué tipo de marketing vas a desarrollar para dar a conocer el producto?
    • ¿Qué equipo necesitas para llevar ese producto a cabo?


    2. Creación y diseño del producto digital

    Una vez ya hayas establecido los pilares y los pasos más importantes, es el momento de pasar a la acción. Como en este punto ya habrás elegido el tipo o tipos de productos digitales que quieres desarrollar, es el momento de empezar a darles forma y pensar en el diseño, funcionalidades, estructura… Pero no solo a nivel teórico, sino también práctico para que al final de esta fase el producto ya esté en, al menos, una primera versión.


    3º. Pon a prueba el producto digital

    Hasta que algo no se pone a prueba no se conocen todas las mejoras que necesita. Por eso este paso es muy importante y permitirá perfeccionar meticulosamente el producto digital hasta alcanzar la mejor versión de sí mismo.

    En ese sentido, primero hay que hacer pruebas a nivel interno para que sea el equipo quien pruebe el producto. Y, luego, es habitual sacar una versión beta con un número limitado de usuarios que prueben el producto en primicia. Además, contar con la visión de usuarios externos te ayudará a encontrar errores o cosas a mejorar que puede que el equipo no haya detectado.

    Por otro lado, es en este momento en el que ya es conveniente empezar a llevar a cabo la estrategia de marketing.


    4º. Saca al mercado el producto digital y haz un mantenimiento constante

    Una vez ya creas que el producto digital está listo, es el momento de lanzarlo al mercado para que una gran cantidad de usuarios lo conozcan y lo quieran comprar, suscribirse y/o descargarlo.

    Pero, como te hemos dicho, deberás llevar a cabo un mantenimiento constante para que todo esté siempre actualizado y ofrecer a los clientes un servicio de soporte por si hay algún error o duda durante el proceso de compra o mientras usan el producto.


    Ventajas de los productos digitales

    Tanto si quieres basar tu negocio en la venta de productos digitales, como si quieres utilizarlos en tu estrategia de marketing para conseguir más ventas, te encontrarás con estas ventajas:

    • Facilidad de producción: aunque los productos digitales necesitan expertos que los desarrollen, su proceso para salir al mercado suele ser mucho más sencillo y accesible ya que no hay que planificar ningún tipo de fabricación, inventario o envío.
    • Menor necesidad de inversión: por la misma razón anterior, los productos digitales suelen requerir una menor inversión para salir adelante. Esto, a su vez, provoca que su potencial de rentabilidad sea mayor.
    • Automatización del proceso de venta: una vez el producto digital sale al mercado y está listo para que los consumidores lo utilicen, las preocupaciones en lo que respecta al envío y la logística son mínimas ya que la compra está prácticamente automatizada. Normalmente, los compradores reciben el producto digital o tienen acceso a él de forma instantánea tras realizar el pago. Es por eso que también muchas personas recurren a los productos digitales para conseguir ingresos pasivos.
    • Facilidad de internacionalización: un producto digital, al estar disponible a través de internet, es accesible desde diferentes partes del mundo y su internacionalización es más sencilla y accesible, pudiendo llegar a más gente con menos esfuerzo.
    • Uso instantáneo: a diferencia de en la compra online de productos físicos, los productos digitales pueden empezar a utilizarse justo después de adquirirlos, ya que no requieren tiempo de envío y llegan a su comprador automáticamente.
    • Ideales para potenciales clientes jóvenes: si tu nicho de mercado son las generaciones más jóvenes, los productos digitales te funcionarán mejor, ya que este grupo de población suele ser más propenso a adquirir artículos de este tipo.

    Si tu idea es solo utilizar los productos digitales como acción de marketing, te encontrarás también con estos beneficios:

    • Utilidad en el lead nurturing (nutrición de potenciales clientes): los productos digitales tienen una gran utilidad a la hora de hacer que el potencial cliente ascienda en el embudo de ventas y que termine comprando tu producto.
    • Aumento del brand awareness (notoriedad de marca): ofrecer productos digitales de manera gratuita tiene un gran potencial para hacer que tu marca se quede en la mente de los consumidores y que estos piensen en ti cuando necesiten algún producto o servicio de tu nicho.


    Desventajas de un producto digital

    El reto más importante al que se enfrenta un producto digital es a la gran cantidad de información gratuita que ya hay disponible en la red. Es decir, ¿por qué alguien va a descargarse un producto digital o va a pagar por él cuando puede encontrar contenido similar en internet de forma totalmente gratuita y fácilmente accesible?

    Ante esa primera barrera, debes tener claras varias cosas:

    • Hay productos digitales que no tienen futuro si son de pago porque no ofrecen contenido diferente al que se puede encontrar online, pero que sí pueden tener mucho potencial para captar clientes o fidelizarlos si el contenido se presenta de manera ordenada y se orienta a un tipo específico de usuario.
    • Tanto si el producto digital va a ser de pago como si no, el contenido debe tener una alta calidad para que al usuario le merezca la pena comprarlo o emplear tiempo en descargarlo en vez de recurrir a un buscador para solucionar su duda o su necesidad.

    Por otro lado, y no es un tema menor, el otro gran reto de un producto digital es la piratería. Un creador de un producto digital no solo corre el riesgo de que su artículo se difunda por la red sin su consentimiento, sino también de que alguien saque rentabilidad económica con él. Para ello, como marca puedes tomar medidas y registrar el producto, algo totalmente recomendable sobre todo si tu objetivo es basar tu negocio en la venta de productos digitales.

    Por último, aunque hemos hablado de que la venta de productos digitales o su utilización como estrategia de marketing tiene un alto nivel de automatización, eso no quiere decir que la marca o los creadores se pueden desentender de su cuidado. Todo producto digital requiere un mantenimiento y actualizaciones.


    6 ideas de productos digitales

    A continuación, quiero proponerte algunas ideas de productos digitales que pueden ser útiles como acción dentro de una estrategia de marketing, pero también como producto protagonista de tu tienda online, siendo tu principal fuente de ingresos o parte de ella.


    Ebooks

    Los ebooks son uno de los productos digitales más conocidos y pueden ofrecer tanto contenido de valor sobre un tema como ser una versión digital de un libro físico. Funcionan muy bien tanto como acción dentro del embudo de ventas para hacer que los potenciales clientes se interesen más por tu marca como producto que genera ingresos. En ese sentido, puede ofrecerse de forma gratuita a cambio de los datos de la persona o como producto de pago.

    Lo más común es ofrecerlos al público a través de una landing page (página de destino) en el caso de que quieras ofrecerlos de forma gratuita, o en tu propia página web o a través de una plataforma de ebooks si quieres que sean de pago.


    Aplicaciones

    Las aplicaciones o apps funcionan después de que el usuarios se las descargue en el móvil, ordenador, tablet o cualquier otro dispositivo electrónico. En ese caso, no suelen formar parte de una estrategia de marketing, sino ser un producto en sí mismo que proporcione ingresos o que complemente lo que la marca ofrece.

    Aplicaciones como WhatsApp, la app de los bancos, Uber, Airbnb o las apps de mapas son un ejemplo de este producto digital.


    Cursos online

    Ofrecer formaciones a través de internet cada vez está más de moda. Usuarios alrededor del mundo pueden consumirlas y suelen estar en formato vídeo, complementado con texto. Si la formación está completa se suele ofrecer por un precio determinado, pero si el objetivo es subir cada vez más contenido se suele optar por el modelo de negocio de suscripción.

    Crehana es uno de los mejores ejemplos de este tipo de negocio. Pero también encontramos plataformas o páginas web del estilo que venden otros productos digitales como fotografías, arte digital, música, audiolibros o series y vídeos.


    Webinars

    Un webinar es un tipo de contenido en formato vídeo y de carácter formativo que se reproduce en directo, pero que también se puede acceder a él posteriormente en diferido. En este caso, este contenido sí que suele utilizarse muchísimo como parte de una estrategia de marketing.


    Plugins y extensiones

    Un plugin y extensiones son complementos que permiten que un determinado programa haga funciones que normalmente no hace.


    Newsletters

    Aunque estemos acostumbrados a que las marcas te animen a unirse a su newsletter gratuita, siendo así este producto digital una muy buena acción dentro de una estrategia de marketing, también existen newsletters de pago que conforman un negocio en sí mismo.

    Curso estrategias de marketing para lanzar tu producto

    Marina Sala

    Inbound Marketing Specialist en Cyberclick. Responsable de la estrategia y desarrollo de campañas de clientes.

    Inbound Marketing Specialist at Cyberclick. Responsible for the strategy and development of customer campaigns.