Online Marketing & Digital Marketing

¿Qué es un ecommerce? Tipos, cómo crearlo y ejemplos

    Por Laia Cardona, publicado en 10 junio 2020

    Si haces marketing digital, antes o después tendrás que gestionar un ecommerce o al menos plantearte qué puede aportar a tu marca.

    El comercio electrónico lleva años en alza y la crisis de 2020 ha acelerado aún más su penetración entre los consumidores. Vamos a ver qué es exactamente un ecommerce, qué tipos hay, los pros y contras de esta estrategia, cómo crear tu tienda online paso a paso y 5 ejemplos de estrategias de commerce que funcionan.

    * ¿Quieres saber cómo hacer campañas de publicidad en Amazon Advertising?  Aprende a crearlas y a optimizar tus costes para obtener los mejores  resultados. Clica aquí y apúntate anuestro curso gratuito.

    Que es un ecommerce Tipos como crearlo y ejemplos

     

    ¿Qué es el e-commerce?

    El e-commerce o comercio electrónico es la práctica de comprar y vender productos a través de internet. También se llama "ecommerce" a cada tienda online que se dedica a este negocio.

    El sector del comercio electrónico ha sido uno de los más disruptores de los últimos años, porque ha revolucionado el comercio tradicional ofreciendo un nivel de comodidad y personalización sin precedentes. Por ello, el comercio electrónico se ha convertido en la base del modelo de negocio para muchísimas marcas.

     

    Tipos de ecommerce

    Podemos clasificar a los comercios electrónicos en función del público al que se dirigen o de su modelo de negocio.

     

    En función del público de destino

    • B2C (Business to Consumer): ecommerce dirigidos directamente al consumidor final. Es el tipo más frecuente y dentro de él podemos encontrar muchísimos ejemplos, desde ferreterías online hasta tiendas de moda ecológica.

    • B2B (Business to Business): ecommerce cuyo público de destino son otras empresas, por ejemplo, tiendas de materiales de oficina.

    • C2C (Consumer to Consumer): esta tipología ha florecido en los últimos años con el auge de la compraventa por internet. Se trata de consumidores que venden directamente a otros consumidores, generalmente productos de segunda mano. El ejemplo más popular en nuestro país es Wallapop.

    • Además de estos tres tipos, que son los más comunes, también podemos encontrar alternativas como el C2B (Consumer To Business), G2C (Government to Consumer), B4B (Business for Business) o B2E (Business to Employer).

     

    En función del modelo de negocio

    • Tienda online propia: el modelo más sencillo, consiste sencillamente en una versión digital de las tiendas físicas de la marca, que vende productos propios. Puede tratarse de un negocio exclusivamente online, o bien disponer tanto de ecommerce como de tiendas físicas.

    • Marketplace: un marketplace es una especie de "macrotienda" que incluye a diversos vendedores. El ejemplo más conocido es Amazon, en el que cualquiera puede vender a cambio de una comisión.

    • Dropshipping: de cara al cliente, un dropshipping no se diferencia de una tienda online estándar. Pero en vez de gestionar su propio inventario, en este caso el vendedor se limita a mostrar y promocionar los productos y es un tercero el que se encarga de hacer los envíos.

    • Afiliado: en marketing digital, el modelo de afiliación consiste en recurrir a terceros para que promocionen los productos o servicios a cambio de una comisión. El afiliado coloca enlaces para referir al cliente a la otra tienda, en la que se cierra la venta. Por ejemplo, la afiliación con Amazon es bastante frecuente.

    • Suscripción: en lugar de vender productos o servicios de manera individual, en este caso lo que se busca es que los consumidores contraten una membresía mensual y reciban productos a domicilio de manera periódica. Por ejemplo, es el caso de las famosas "cajas sorpresa", que hoy en día están implantadas en muchísimos sectores.

     

    Pros y contras del ecommerce como modelo de negocio

    Los ecommerce han supuesto toda una revolución en la manera de vender, y pueden adaptarse a todo tipo de sectores. Pero antes de lanzar tu comercio electrónico de marca, echa un vistazo a estos pros y contras y piensa en cómo encajaría en tu negocio.

     

    Pros del e-commerce

    • Mayor alcance para tu negocio: con una tienda online, estarás automáticamente accesible desde todo el mundo (aunque siempre tendrás que tener en cuenta a qué países puedes hacer envíos y a cuáles no). En cambio, las tiendas físicas tienen siempre un rango de alcance limitado por definición.

    • Menores costes: montar una tienda online tiene un coste inicial muy bajo, sobre todo comparado con alquilar o comprar un local. Esto hace que las barreras de entrada sean mucho menores y que se puedan conseguir mejores márgenes que con una tienda tradicional.

    • Disponible 24/7: la inmensa mayoría de las tiendas físicas están limitadas por un horario de apertura y cierre, y cuanto más tiempo estén abiertas, mayores serán los costes de personal. En cambio, los e-commerce nunca echan la persiana.

    • Potencial de crecimiento: no hay límites a las personas que pueden "entrar" en tu ecommerce a la vez (siempre y cuando hayas contratado un buen servidor, claro), lo que permite que tu negocio pueda crecer.

     

    Contras del e-commerce

    • Dificultades para acceder a ciertos sectores: aunque las compras online son cada vez más populares, todavía hay sectores de la población que no están demasiado familiarizados con ellas y no se sienten cómodos comprando por internet, por ejemplo, las personas mayores.

    • Es imposible ver, tocar o probar los productos: en los productos en los que las cualidades sensoriales son muy importantes o que requieren una prueba, como la ropa, el comercio electrónico introduce una barrera difícil de solventar. Podemos resolverlo parcialmente aportando descripciones detalladas, fotos y vídeos de los productos y teniendo una buena política de devoluciones.

    • Problemas de confianza. Algunos usuarios siguen sin fiarse de los sistemas de pago electrónicos. Los sellos de confianza y la encriptación SSL pueden ayudarnos a paliar este problema.

    • Mayor competencia. Como las barreras de acceso al comercio electrónico son muy bajas, existen muchas más marcas que pueden abrir su propia tienda online. Por tanto, tendremos que hacer una cierta inversión de tiempo y recursos para destacar y ser visibles.

     

    Cómo crear tu propio ecommerce paso a paso

     

    1) Busca una idea con posibilidades

    A día de hoy, el sector del ecommerce está muy asentado, lo que significa que hay competencia en cualquier tipo de producto que puedas imaginar. Pero no dejes de esto te desanime: el comercio electrónico aún sigue creciendo, así que seguro que puedes encontrar tu hueco.

    Solo necesitas una buena idea.

    Puedes plantearte llevar un nuevo negocio online, o bien trabajar con un tipo de productos ya asentado pero hacer que tu tienda destaque sobre la competencia de alguna manera.

    Por tanto, el primer paso es apuntar todas las ideas que se te ocurran para tu tienda online. Puedes hacer una lluvia de ideas organizada, o simplemente observar el comportamiento de la gente y ver qué se te ocurre.

    Después, tendrás que hacer un filtro para quedarte con las ideas más prometedoras y evaluar su viabilidad:

    • ¿Qué problema del usuario resuelve esta idea?

    • ¿Qué otras maneras existen de resolver esta necesidad? ¿Por qué creo que la mía podría funcionar mejor?

    • ¿Hay una demanda real en torno a este problema? (Para hacerte una idea, puedes consultar herramientas como Google Trends para hacerte una idea del volumen de búsquedas que genera).

    • ¿Qué retos y dificultades pueden surgir?

     

    2) Planifícate

    El primer factor que te ayudará a destacar entre la competencia es una buena planificación. Y es que aunque cada día se lancen varias tiendas online, no todas han diseñado una estrategia de negocio sólida antes de tirarse a la piscina.

    Por tanto, si quieres que tu ecommerce funcione, tienes que dedicar un tiempo a pensar y poner por escrito aspectos como:

    • Cuál es la propuesta de valor de tu tienda online.

    • A qué publico objetivo se dirige (buyer persona).

    • Cómo vas a gestionar los aspectos logísticos, como el stock o los envíos.

    • En qué canales vas a promocionarla.

    • Cuáles van a ser tus costes de funcionamiento y tus fuentes de ingresos.

    Usando esta estrategia como base, podrás elaborar un plan de acción más detallado, concretando aspectos como:

    • Los proveedores que van a utilizar: como mínimo, tendrás que contratar un hosting, un proveedor y un software de ecommerce, así como decidir a qué empresa o empresas de envíos recurrir.

    • El nombre de tu tienda online: puedes optar por un nombre y dominio descriptivos o por un nombre de marca, pero procura siempre que sean fáciles de pronunciar y de recordar.

    • La imagen de tu marca: aquí entran aspectos de diseño como el logotipo o los colores, pero también cuestiones más profundas sobre tu misión, visión y valores.

    • La estrategia de promoción: una tienda física es visible al instante, pero los ecommerce requieren un esfuerzo inicial para posicionar en buscadores y estar presentes en otros canales. En definitiva, necesitarás promocionar tu e-commerce con una estrategia de marketing online.

     

    3) Ten paciencia

    Una tienda online es una apuesta a largo plazo. Tendrás que ir dándote a conocer poco a poco, promocionando tu tienda en diferentes canales y generando tráfico, leads y finalmente compras repetidas. Piensa en términos de planificación anual y desarrolla una estrategia de crecimiento sólida. ¡Verás como el esfuerzo merece la pena!

     

    4) Mide, analiza y haz pruebas

    En realidad, todo el marketing online debería basarse en el ensayo y error constantes. Piensa en tu tienda online como un campo de pruebas en el que puedes hacer experimentos con diferentes estrategias. ¿Qué canal genera más conversiones? ¿Cuál es la landing page más efectiva? Mide constantemente los resultados de lo que estás haciendo y aplica los resultados a tu ecommerce para multiplicar tus ventas.

     

    7 ejemplos de estrategias de ecommerce que funcionan

     

    1) Birchbox: cajas de suscripción mensual

    Hoy en día, los ecommerce de suscripción mensual han llegado a todo tipo de sectores, desde las cervezas artesanas hasta los artículos para mascotas. Pero Birchbox fue la pionera.

    El modelo de negocio de Birchbox consistía en mandarle a sus usuarias muestras de diferentes productos de belleza en una "caja sorpresa" mensual a cambio de una tarifa al mes. Se trataba de un concepto muy novedoso que consiguió generar muchísimo contenido creado por usuarios y recomendaciones boca a boca.

    birchbox

     

    2) ModCloth: moda vintage personalizada

    A pesar de la imposibilidad de probarse las prendas online, el mundo de la moda es uno de los que mejor ha funcionado en el comercio electrónico.

    Dentro de este nicho, ModCloth ha optado por un enfoque muy centrado en sus clientes, a los que implica en cada paso del proceso. La propuesta de valor de marca se centra en encontrar el producto y el corte adecuado para cada persona, y gracias a ello han conseguido desarrollar su propia comunidad online.

     

    3) Leesa: el boca a boca para vender colchones

    Frente a otros ecommerce de colchones, Leesa destaca por su calidad. Sabía que sus clientes estaban encantados con los productos, así que en vez de invertir en anuncios, optaron por fomentar las recomendaciones boca a boca a través de una herramienta de automatización del marketing especializada, en lugar de invertir en anuncios.

    Leesa

     

    4) TOMS: un ecommerce solidario

    La propuesta de TOMS es muy sencilla: "uno a uno". Esto es, por cada producto que venden, la empresa dona un producto o un servicio a las comunidades menos favorecidas.

    Para TOMS, la responsabilidad corporativa no es un añadido, sino una parte integral de su empresa. Gracias a ello, han conseguido convertirse en una compañía multimillonaria... y donar millones de zapatos.

    Toms

     

    5) Everlane: transparencia radical

    Everlane es otro ejemplo de cómo destacar en un sector saturado como las tiendas de ropa online.

    Frente al auge de la "fast fashion" y las prendas baratas que se descartan cada temporada, Everlane apuesta por la calidad, sabiendo que no pueden competir en precios. A cambio, ofrecen a los consumidores una transparencia radical sobre sus procesos de producción, mostrando el coste real de cada paso. Así, han conseguido posicionarse como una marca ética y de calidad por la que los clientes están dispuestos a pagar más.

    everlane

     

    6) Warby Parker: una tienda de gafas de sol diferente

    Para diferenciarse frente a la competencia, el ecommerce de gafas de sol Warby Parker se centra en el storytelling y en crear una marca única, lo que hace que los usuarios generen y compartan sus propios contenidos. Además, han prestado una gran atención a la experiencia de usuario y el servicio al cliente.

    warby parker

     

    7) Dollar Shave Club

    Dollar Shave Club es un ejemplo de modelo de suscripción en un sector hasta entonces poco común, como son los productos de afeitado.

    Dollar Shave Club

    Pero sin duda, su punto fuerte ha sido su promoción mediante vídeos de YouTube tan surrealistas como sinceros.

    Curso: Cómo hacer campañas de publicidad en Amazon Advertising

     

    Laia Cardona

    Responsable de la estrategia de inbound marketing en Cyberclick. Gestión del CRM con Hubspot, de la base de datos y creación de la estrategia global de contenidos, workflows y lead nurturing. Experiencia en marketing digital, comunicación digital y periodismo en medios de comunicación.