Marketing Digital o Marketing Online

¿Qué es el marketing digital o marketing online? Definición y cómo puede ayudar a tu empresa

 

¿Qué es el marketing digital?

El marketing digital o marketing online también tiene otras acepciones muy usadas, tales como: marketing 2.0, mercadotecnia en internet, cybermarketing o cibermarketing. Te vamos a ayudar a entender qué es y cómo puede ayudar a los objetivos de tu empresa. El online marketing tiene el mismo objetivo que el marketing offline o tradicional, solo que usando las nuevas tecnologías y la red. Es un sistema que permite promocionar los productos o servicios del anunciante en línea, mediante plataformas y herramientas de forma estratégica y alineada con la estrategia general de marketing de la empresa.

* ¿Quieres conocer las tendencias de marketing digital para 2019? Clica aquí  y descárgate el ebook con "las 50 novedades que revolucionarán el marketing  digital en 2019".

 

Marketing Digital Marketing Online

 

 

ÍNDICE DEL ARTÍCULO

 

4 factores importantes para lanzar una campaña de Marketing Digital

¿Quieres lanzar una campaña de marketing online y no sabes por dónde empezar? Aquí te dejamos los 4 puntos esenciales que tu marca tiene que tener en cuenta antes de ponerse a gastar el presupuesto de marketing. Aunque si estás en manos de una agencia de marketing online, se encargarán de asesorarte correctamente. Cómo hacemos nosotros en Cyberclick.

  • Usabilidad. La website o la landing page en la que se promociona el servicio o producto de la marca debe ser altamente eficiente. Su usabilidad tiene que facilitar la conversión a compra y no al contrario, es decir, ser muy intuitiva. Si la tasa de abandono se dispara será necesario revisar la usabilidad de una página y su diseño.

  • Plantilla o diseño gráfico. La expresión “comprar por los ojos” entra directamente en este apartado y le da sentido. Somos una especie visual, por este motivo el diseño de la página que promociona el producto o servicio debe ser muy atractiva a nivel visual y lo que se está vendiendo debe resaltar por encima de los demás componentes de la página. Busca que todo sea claro, sencillo, directo, atractivo y rehúye de las extravagancias. Busca enamorar al consumidor final con todo lo que desarrolles dentro de tu estrategia de marketing digital.

  • Motores de búsqueda. Estas plataformas o webs son las encargadas de poner orden a toda la información que existe en internet indexándola y facilitando las búsquedas a los usuarios. ¿Cómo los puedes integrar en tu estrategia de marketing online? De 2 formas: mediante el SEO y el SEM. El primer concepto se refiere al posicionamiento orgánico o natural de tu website de producto o servicio y el segundo punto es aparecer en los resultados de pago (también recibe el nombre de pago por clic, PPC, o anuncios promocionados).

  • Acciones de promoción. Internet te ofrece canales exclusivos para realizar tus acciones de marketing digital, como son: los Social Ads o la publicidad en redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram o LinkedIn), el branded content o marketing de contenidos (blogs y medios de comunicación online), el email marketing, las apps o aplicaciones móviles o la publicidad digital (banners).

 

¿Cómo crear un plan de marketing digital?

  • El entorno. Estudiar a fondo el mercado y la competencia antes de iniciar la estrategia.

  • Audiencia. Tener muy claro a quién nos dirigimos, para poder definir bien el target y crear las segmentaciones adecuadas de la audiencia de cara al buen impacto de los anuncios.

  • Objetivos. ¿Qué queremos conseguir? Alinear los objetivos online con los del negocio.

  • Estrategia. La estrategia de marketing digital nos da una visión global de las acciones, pero las hemos de revestir con una creatividad que lleve lejos nuestro mensaje.

  • Ventas. Definir los pasos para que el usuario online se convierta en cliente, teniendo en cuenta el embudo de conversión y el Buyer Journey. ¡Que el camino sea fácil, aumentará las conversiones!

  • Fidelización. Conseguir un cliente nuevo es difícil, pero también conservar los que ya tienes. Haz que te sean fieles durante mucho tiempo.

  • Presupuesto. Repartir el budget entre diferentes canales, siempre pensando dónde conseguiremos más impacto entre nuestra audiencia.

  • Tecnología.  El entorno online ofrece muchas herramientas. Úsalas y rentabiliza tu presupuesto al máximo. Estamos entrando en la era del Tech Marketing y debemos tenerlo presente a la hora de crear nuestra estrategia de marketing online.

  • KPIs. Define bien tus métricas o indicadores de resultados (kpi’s). Así podrás medir cómo evolucionan las acciones y modificarlas a tiempo real si alguna variable no cumple con tus expectativas. Se trata de poder optimizar al máximo la campaña en cada momento, sin pérdidas substanciales en el presupuesto y consiguiendo que este dé el mejor retorno, con un coste ajustado.

  • Conclusiones. Métricas + resultados = poder extraer conclusiones. Así se puede mejorar constantemente la estrategia de marketing.

 

Implementación de una estrategia de Marketing Online

Ya nos hemos mirado los puntos anteriores y los tenemos controlados. Pero, ¿cómo continuamos?

Ahora toca implementar la estrategia de marketing digital. Eso sí, no te olvides de definir tu objetivo, la segmentación de la audiencia que quieres atacar y el budget del que dispondrás.

A partir de aquí vamos a llevar a cabo estos pasos: 

 

 

1. Tener una website

Si ya tienes una página web o landing page, en Cyberclick te ayudamos a optimizarla para mejorar todas sus partes, como el texto, las imágenes de acompañamiento, el formulario, la forma de destacar el producto o servicio y el orden de toda la interfaz. Además de mejorar el diseño. En el caso de que el anunciante aún no la tenga creada, entonces se puede realizar desde cero, según las necesidades o requerimientos de este, y también aportando nuestra experiencia y conocimiento. Pensemos que es el lugar al cual llegará el visitante y donde queremos convertirlo en nuestro cliente u obtener de él algún tipo de información o acción. Por este motivo, el site debe ser intuitivo, atractivo y muy fácil de usar, para facilitar la conversión según las reglas del marketing online.

 

 

2. Llevar tráfico a la página

Aquí entra de lleno la puesta en marcha de la campaña de marketing online. Se han definido muy bien las acciones y los canales y el presupuesto que se destinará a cada uno de estos parámetros. En el momento en que se activen los anuncios empezará a llegar tráfico al website que hemos creado. Al estar especializados en tráfico de captación y realizar performance marketing, aseguramos a nuestros clientes unos resultados mínimos en los objetivos marcados.

 

3. Utilizar el posicionamiento en buscadores

Cuando diseñamos los textos de la landing page o de la website siempre lo hacemos con mentalidad SEO, destacando las keywords claves y que nos posicionarán en las búsquedas naturales que atraerán a visitantes potenciales, interesados en nuestro producto o servicio. Aunque también está el SEM, las anuncios promocionados, otra de las acciones que pueden ser interesantes de desarrollar en la estrategia de marketing online. Google o Yahoo pueden resultar esenciales en determinadas campañas para conseguir ventas en algunos sectores del mercado.

 

4. Medios sociales

Los seres humanos somos una especial social y nos encanta estar en contacto con otros especímenes. Esta frase suena muy científica y analítica, pero así es como debe ser el marketing digital. Basado en parámetros medibles o estudiables. Entonces, si nos gusta sociabilizar, es natural el éxito que han tenido en la última década las redes sociales. Si la mayoría de los usuarios están en Facebook, Twitter, Instagram o LinkedIn, las empresas también deben estar conectadas, con sus propios perfiles y con acciones de marketing online en Social Ads.

Ya sabes, si quieres tener los mejores resultados en tu inversión de marketing digital, no dudes en seguir todos estos pasos y en pedirnos ayuda.

 

El valor de escuchar a tu audiencia

La empatía es un auténtico "superpoder" que permite a personas y a marcas destacar y ser recordados en medio del ruido.

Oprah Winfrey, la famosa presentadora y entrevistadora norteamericana, declaró en una ocasión que había hablado con más de 30.000 personas a lo largo de su carrera y que todas querían lo mismo: que les escuchasen. Es una necesidad humana universal: pocas cosas nos hacen sentir mejor que sentir que nos prestan atención, que lo que decimos importa.

Por eso, ser una empresa realmente orientada al cliente va mucho más allá de responder amablemente al teléfono. No es solo dar un servicio inmejorable (aunque esto sea imprescindible), sino también y sobre todo dar ese paso extra que hace ver que detrás de la empresa y de su marketing digital hay personas capaces de escuchar a la audiencia.

Al final, esta empatía y capacidad de escucha no solo nos ayudan a conectar con el cliente a un nivel emocional, sino que también tienen ventajas claras para el negocio.

  • 1# En primer lugar, escuchar a los clientes nos dará la capacidad de entender sus necesidades. Detrás de toda estrategia de marketing, hay una verdad muy sencilla: las personas buscan productos y servicios para satisfacer sus necesidades y de esta manera mejorar sus vidas. Es de cajón que para poder satisfacer estas necesidades, primero necesitamos saber cuáles son... y eso no siempre es fácil. "¿Qué quieren los clientes?" es una de las grandes preguntas del marketing. Como ya habrás adivinado, la manera más fácil de averiguarlo es... ¡escucharles! No solo debes prestar atención a todos los comentarios que te hagan llegar a través de tus canales de marketing digital, sino también buscar sus opiniones de manera proactiva. Da igual que lo hagas mediante encuestas online, llamadas de teléfono o incluso visitas en persona, lo que importa es que tiendas la mano a tus clientes para saber qué piensan de ti.
  • 2# En segundo lugar, escuchar a la audiencia te servirá para saber qué piensa de la competencia. Otra de las grandes verdades del marketing es que los consumidores tienen diferentes elecciones a la hora de comprar un producto o servicio. Tu marca es solo una opción entre muchas, así que para posicionarla correctamente, necesitas saber qué piensan los usuarios de tu competencia. Por suerte, a día de hoy los usuarios comparten abiertamente sus experiencias sobre productos y servicios en Internet. Dedícale tiempo a investigar qué es lo que dicen de otras marcas y cuáles son sus puntos fuertes y débiles.
  • 3# Y por último, pero no menos importante, escuchar a tu audiencia puede servirte para adivinar sus necesidades futuras. Aquí está el salto entre las marcas que se limitan a "cumplir" y las que rozan la genialidad. El consumidor no sabe lo que necesita porque aún no es capaz de imaginarse productos y servicios que no ha visto nunca. Un buen marketer es capaz de usar la imaginación por él para adelantarse a sus necesidades, pero para ello primero es necesario conocerle a fondo. El ejemplo estrella de esta habilidad es Steve Jobs, que logró llevar Apple a lo más alto a base de lanzar productos nunca vistos, como el iPhone. De él podemos aprender que un buen marketer es el que no se conforma, sino que va un paso más allá para inventar la rueda de nuevo.

Eso sí, hay una cosa que debes tener muy presente, y es que para escuchar a tu audiencia de verdad, tienes que estar dispuesto a cambiar. De nada sirve que les des la razón si luego no incorporas sus aportaciones. A veces puede ser duro tomarse las críticas con actitud positiva, pero el resultado final será beneficioso para ti y para tu marca.

 

5 herramientas para conocer mejor a tus clientes

Sin duda alguna, el primer paso para escuchar a tu audiencia es prestar atención cuando se dirigen a ti (¡y responderles siempre!). Pero no te quedes ahí: sal de tus propios canales de marketing digital o explora a fondo tus estadísticas para obtener más información sobre cómo son tus clientes, lo que quieren, piensan y sienten. Estas 6 herramientas te ayudarán en el camino.

 

1# YouTube Analytics

Confiesa: ¿hace cuánto que no echas un vistazo a fondo a tus analíticas de YouTube? Si eres como la mayoría de los marketers, seguramente pasas este recurso por alto, pero aquí puedes obtener un montón de información sobre tu audiencia.

Para saber más sobre quién ve tus vídeos, haz clic en la pestaña de demografía. Aquí puedes encontrar información sobre el género, la ubicación y la edad de tu audiencia. ¿Responde a lo que esperabas, o te has llevado una sorpresa? A lo mejor puedes emplear estos datos para definir mejor tu buyer persona.

Otro apartado muy interesante es el ratio de retención, que muestra el tiempo medio que los usuarios pasan viendo tus vídeos y cuándo los abandonan. Si está por debajo del 25%, es hora de repensar tu estrategia de contenido y hacer vídeos más cortos.

 

Youtube Analytics de Cyberclick

 

2# Facebook Audience Insights

A diferencia de las analíticas de YouTube, las de Facebook sí que suelen ser conocidas y empleadas por la mayoría de los marketers. Pero quizá no se te haya ocurrido usarlas como medio para saber más de tus clientes y no solo para medir la "salud" de tu página de Facebook.

Para ver estadísticas sobre las personas conectadas a tu página, dirígete a la herramienta de Anuncios en Facebook y haz clic en Herramientas. Encontrarás esta opción en el menú desplegable de la parte superior derecha.

Una vez aquí, podrás ver datos sobre la edad y género de tu audiencia, ubicación, nivel de estudios, estado sentimental e incluso profesión.

 

Facebook Analytics en Cyberclick

 

3# Google Consumer Surveys

Los estudios de mercado accesibles ya están aquí gracias a Google Consumer Surveys. Solo tienes que especificar la demografía de tu audiencia (edad, ubicación, estructura familiar, renta...) y configurar tus preguntas. En cuestión de días, tendrás un montón de respuestas que te servirán para hacerte una idea mucho más precisa de lo que busca tu audiencia.

Google Surveys es un servicio de pago, pero su coste es bastante económico (a partir de 10 céntimos de dólar por respuesta). Con las preguntas adecuadas, seguro que la inversión merecerá la pena.

 

4# Google Trends

El algodón no engaña... y las búsquedas en Google, tampoco. Si necesitas afinar más sobre los temas de interés de tu audiencia, Google Trends puede echarte un cable.

Esta herramienta muestra de manera sencilla y muy gráfica el interés por un término concreto a lo largo del tiempo. Por ejemplo, si tu marca es un buscador de viajes, quizá quieras comparar diferentes destinos para ver cuáles están más de moda este año.

Para precisar aún más, puedes investigar la opción de búsquedas relacionadas. Si en el ejemplo anterior has descubierto que viajar a Tailandia está de moda, aquí podrías encontrar diferentes ciudades o búsquedas tipo "viajar a Tailandia con niños". Todo ello te ayudará a entender mejor qué es lo que busca tu audiencia de una página de viajes.

 

Google Trend de marketing digital y marketing online

 

5# Google Analytics

Google Analytics es esa herramienta que todo el mundo usa, pero muy pocos aprovechan su verdadero potencial.

Combinando Google Analytics con Webmaster Tools, podrás ver en detalle cuáles son las palabras clave que usan los usuarios para encontrar tu sitio, lo que puede darte ideas sobre lo que esperan de tu marca. Otra opción muy recomendable es configurar tu embudo de conversión (con las diferentes páginas que recorre un usuario antes de la compra) y analizar en qué puntos se producen más abandonos y por qué.

 

Google Analytics

 

15 señales de que tu marketing digital necesita mejorar

  1. No sigues una estrategia de marketing documentada. ¿Vas haciendo marketing en función de lo que parece más apropiado en cada momento? Si es así, tienes mucho que ganar parándote a elaborar un plan trimestral o anual y estableciendo una serie de controles regulares para ver si estás consiguiendo tus objetivos. Te garantizo que así serás mucho más efectivo.
  2. Hace tiempo que no miras las analíticas de tu página. No basta con tener un plan, también necesitas vigilar que funcione. En el mundo del marketing digital, la información es poder, y esa información está en las analíticas de tu web y de tus redes sociales. Revísalas con regularidad y corrige el rumbo en caso necesario.
  3. Crees que el email marketing está pasado de moda. ¡Error! Los emails siguen siendo uno de los recursos más efectivos en marketing online. Lo que sí que está pasado de moda es mandar emails masivos, poco visuales y nada personalizados. Aplica la automatización del marketing a tu estrategia de email y atrévete a ser creativo.
  4. Aún no has descubierto el inbound marketing. Si sigues creyendo que los banners son la única manera de anunciarse online, el inbound marketing puede ser una grata sorpresa para ti. Y es que con esta estrategia no tienes que ir a "cazar" a tus potenciales clientes, sino que ellos mismos serán los que vengan a ti.
  5. Tus contenidos no resultan interesantes. ¿Sabías que la mayor parte del contenido que se publica online atrae muy poca o ninguna atención? Según Moz, el 75% del contenido no tiene ni un solo enlace hacia él y el 50% tiene dos interacciones o menos en Facebook. Si quieres hacerte oír, tendrás que dedicar el tiempo y los recursos necesarios para crear un contenido de calidad.
  6. Solo usas las redes sociales para promocionar tu blog. Los perfiles de marca en redes sociales pueden dar un gran impulso a tu marketing digital, pero solo si sabes sacarles partido. No se trata de promocionar tu propio contenido a toda costa, sino de unirte a la conversación e interactuar de manera natural con los usuarios.
  7. Usas las redes sociales de empresa para publicar fotos de tu perro. Ser natural es fantástico... pero ¡cuidado con pasarte! Está bien parecer humano, pero recuerda que tus seguidores quieren oír hablar de tu compañía, de tus productos y, sobre todo, de ellos mismos.
  8. No sabes por qué estás en las redes sociales. Muchas empresas han abierto perfiles corporativos porque "hay que estar", pero no saben qué quieren comunicar con ellos. ¡Error! Las redes sociales son parte de tu estrategia, así que deben estar alineadas con los objetivos de tu marca. Algunos de los usos más comunes de las redes para las empresas son promocionar los contenidos propios, crear una comunidad en torno a la marca y gestionar la atención al cliente.
  9. No tienes claro quién es tu buyer persona. La clave del éxito en online marketing es saber quién es tu cliente ideal e ir a por él. Y para eso, lo primero que tienes que hacer es sentarte con tu equipo y definir cuál es ese perfil: dónde vive, cómo es, qué le gusta, qué necesidades tiene, sus gustos y aficiones...
  10. Tu SEO no está funcionando. La optimización para motores de búsqueda es un camino a largo plazo, así que lo primero que necesitas es darle tiempo. Pero si llevas más de 6 meses prestando atención a las palabras clave, haciendo optimización on-page, link building y otras técnicas y aún no ves resultados, es posible que necesites la ayuda de un experto.
  11. Tu página de empresa no sale en los primeros puestos de Google para el nombre de tu empresa. Hablando de SEO, uno de los síntomas más evidentes de que algo va mal es este. Necesitas que tus potenciales clientes te encuentren rápidamente cuando te buscan, así que tienes que ponerle remedio ¡ya! Cuatro consejos para empezar: optimiza tu SEO on-page para el nombre de tu empresa y sus productos (en titulares, descripciones, headers....), optimiza tus perfiles sociales, intenta conseguir menciones en otros sitios y revisa tu perfil en Google My Business.
  12. Toda tu competencia te supera en Google. Ser el primero no siempre es posible... pero necesitas al menos estar en un lugar competitivo. Si no consigues aparecer en primera página para los términos que más te interesan, quizá haya llegado la hora de recurrir al SEM.
  13. No publicas contenido con regularidad. No es necesario actualizar tu blog cada día, pero sí que deberías hacerlo al menos entre 1 y 3 veces por semana. De esta manera, conseguirás mejorar tu posicionamiento en buscadores y atraer a usuarios con las novedades.
  14. Tu página tiene un montón de tráfico, pero muy pocas conversiones. El número de visitas a tu página es una métrica fácil de seguir, y es muy motivador ver que suben regularmente. Pero en realidad, las visitas no sirven de nada si no consigues que se conviertan en clientes. Si estás consiguiendo mucho tráfico y muy pocos resultados, échale un vistazo a las palabras clave para las que estás posicionado y las fuentes de tráfico y analiza cómo puedes optimizar tu página para lograr más conversiones.
  15. Haces marketing digital "cuando tienes tiempo". Muchas empresas (sobre todo pymes) caen en el error de no priorizar el marketing y solo se dedican a ello en los ratos libres. Así se pueden conseguir algunos resultados, pero desde luego no aprovechas todo tu potencial. Reserva al menos unas horas a la semana a tu marketing y trata este compromiso con la misma seriedad que a tus clientes: verás cómo enseguida empiezas a notar los resultados.