Ventas Online

Estas serán las tendencias en ecommerce para 2023

    Por Oier Gil, publicado en 25 noviembre 2022

    El auge del ecommerce, especialmente desde el 2020, año marcado por el COVID-19, ha llevado a muchas marcas a crear tiendas online. Esto ha llevado también a diseñar campañas de marketing enfocadas a este tipo de comercio. Sin embargo, y con el fin de destacar sobre la competencia, es importante conocer las tendencias en ecommerce.

    * ¿Quieres conocer las 290 tendencias y predicciones de marketing digital que  cambiarán el panorama en2023 de nuestro sector? Clica aquí y descárgate el  ebook gratis que hemos preparado para ti con toda la información.

    Estas seran las tendencias en ecommerce para 2023

     

    Nuevas tendencias en ecommerce para 2023

    Teniendo en cuenta que se ha vuelto casi imprescindible tener una tienda online, ya que cada vez hay más consumidores que prefieren comprar a través de internet, conocer las tendencias en ecommerce para 2023 es fundamental:

     

    Inflación y mayor atención a los precios

    El incremento de los precios afecta a nivel mundial, lo que está provocando preocupación en el consumidor. Esto significa que antes de realizar una compra el usuario podría meditarlo mucho más, llegando incluso a no realizarla si no confía en la marca o en el producto o servicio por, entre otros motivos, falta de información. 

    Para las marcas, por su parte, esta inflación implica un gasto adicional en el desarrollo y producción de un producto, así como en su envío o en su devolución.

    Todo esto obliga a las marcas a prestar una mayor atención a los precios, así como a ofrecer toda la información posible al consumidor y un proceso de devolución lo más fácil posible para generar un sentimiento de mayor confianza y seguridad.

    Siempre que sea posible, y con el fin de ajustar aún más los precios, se pueden ofrecer productos o servicios en una versión más básica. Esto es una forma de llamar la atención de nuevos clientes y es una forma de fidelizar a los que ya lo sean.

     

    Potenciar la omnicanalidad

    Una de las tendencias en ecommerce es la de priorizar o potenciar la omnicanalidad. Esto se debe a que cada vez hay más usuarios a los que les gusta poder interactuar con una marca desde diferentes canales y obtener sus productos o servicios a través de diferentes medios. Esto se puede conseguir estando presente en diferentes redes sociales, a través de WhatsApp u otro sistema de mensajería o detrás del correo electrónico, entre otros. Así como también se puede hacer ofreciendo la posibilidad de compra a través de diferentes plataformas online y, en segundo plano, de diferentes tiendas físicas o puntos de venta, que pueden pertenecer o no a la marca en cuestión.

    También se puede poner en práctica el showrooming, donde se muestran en una tienda física los productos para que el consumidor pueda comprarlos después online sabiendo exactamente qué es lo que recibirá.

    Lo que sí hay que tener en cuenta es que las ventas online siguen representando la mayoría de ventas de una marca desde la pandemia, lo que significa que cuanta más presencia se tenga en plataformas online, mejor.

     

    Live Shopping

    Otra de las tendencias en ecommerce para 2023 es la de hacer vídeos en directo para mostrar un producto, interactuar con la audiencia y aumentar, así, las ventas. Se ha podido comprobar que esta es una de las mejores formas de llegar al cliente objetivo, ya que le permite ver el producto en tiempo real, ver cómo funciona y hacer preguntas. Además de crear una experiencia de venta mucho más personalizada.

     

    live-stream-shopping-compras-en-tiempo-real-en-ecommerce-2-1

     

    Este tipo de vídeos, además, pueden hacerse en diferentes canales, como YouTube, Instagram o Facebook, entre otros. Por lo que solo hay que encontrar el lugar en el que se encuentra el público al que se quiere llegar.

     

    Generalización del social shopping

    Hasta hace relativamente poco, las redes sociales se utilizaban, sobre todo, en estrategias de marketing de contenidos. Sin embargo, algunas de estas social medias, como Pinterest, Facebook o Instagram, incorporan una tecnología que permite a los usuarios comprar directamente a través de ellas y sin salir de la aplicación.

    Con esta funcionalidad las redes sociales pasan a convertirse en un potente canal de venta, además de que es una plataforma en la que se puede mostrar el producto y ofrecer información y dar consejos o dejar comentarios sobre este.

    Sin duda merece la pena aplicar el social shopping, sobre todo teniendo en cuenta que se está buscando la omnicanalidad, tal y como se ha comentado en un punto anterior.

     

    Búsqueda personalizada

    La personalización va a tener un papel mucho más relevante, ya que más de la mitad de los consumidores valoran que la experiencia de compra, aunque sea online, sea lo más personalizada posible. Se espera, entonces, que haya un cambio significativo hacia la personalización, sobre todo en lo referente a los resultados de búsqueda, donde cada cliente debería obtener como respuesta aquello que se acerque más a sus intereses en función del comportamiento en el sitio. Es decir, ofrecerle al usuario como resultado de una búsqueda aquello que se ajuste más a él en función de su comportamiento o sus intereses anteriores.

    En general se trata de demostrarle al cliente que la marca lo conoce y sabe qué necesita y qué busca. Y ya no solo ofreciendo o mostrándole productos que pueda cubrir sus necesidades, también dándole contenido que responda a sus dudas.

     

    Recommerce

    El recommerce consiste en la compra y venta de cosas nuevas o usadas y es una práctica que se ha popularizado, sobre todo, desde que hay cierta preocupación con el medio ambiente y más consciencia ambiental.

    Aunque muchas marcas, sobre todo dentro del sector textil, han empezado a utilizar materiales orgánicos, sostenibles y reciclados para elaborar sus productos, cada vez hay más consumidores que apuestan por la compra de segunda mano. Además de ser una acción mucho más respetuosa con el medio ambiente, también es una forma de comprar a precios más asequibles.

    Estos nuevos hábitos de consumo y esta nueva mentalidad hace que una de las tendencias en ecommerce para 2023 sea la de darle una segunda vida a los productos, poniéndolos a precios más bajos en plataformas como ThredUp, Poshmark o eBay, entre otras. Además, el recommerce no se aplica solo a minoristas o a pequeñas empresas, ya que hay grandes marcas que han empezado a incluirlo en sus estrategias de ventas.

     

    Ecommerce de suscripción

    Otra de las tendencias dentro del comercio electrónico es la de implementar las suscripciones con el fin de alargar las relaciones con los clientes. Conseguir nuevos clientes puede ser muy costoso tanto a nivel económico como de tiempo, por lo que cada vez hay más marcas que optan por la retención mediante planes de suscripción.

    Aunque hasta hace relativamente poco las suscripciones se relacionaban más con marcas que ofrecieran contenido, como Netflix o Spotify, también es posible ofrecerlo en plataformas de venta. Por ejemplo, se pueden ofrecer gastos de envío gratis si se paga una suscripción anual, tal y como ofrece Amazon; o se puede ofrecer un producto o servicio que se compre de forma regular más barato mediante una suscripción. Además, esto último también sirve para facilitarle al consumidor el proceso, ya que este no deberá realizar ningún proceso manual para volver a tener ese producto o servicio en casa o activo.

     

    Metaverso

    Hay muchas marcas que han puesto su punto de mira en la realidad aumentada o RA. Se trata de una tecnología que utiliza el mapeo 3D para permitir a los clientes probar el producto o tener una vista mucho más real de este. Es decir, ofrece una experiencia de compra mucho más visual, intuitiva y atractiva, ya que es una forma de interactuar con los productos totalmente inmersiva.

    Aunque utilizar la RA en una ecommerce puede tener unos costes demasiado elevados para algunas marcas, sí que es una manera de asegurarse de que los clientes tendrán una visión mucho más exacta del producto, por lo que la experiencia de compra online será mucho más exitosa. Por este motivo es muy frecuente la creación de un metaverso, que es un mundo virtual donde los usuarios pueden interactuar con un mundo digital y comprar productos, así como vivir experiencias como las vivirían en el mundo real.

     

    Modelo BOPIS o pick-up

    También se ha popularizado el modelo BOPIS o pick-up, que consiste en realizar una compra a través de internet y recogerla en una tienda física. Este tipo de entregas son muy útiles, sobre todo, para aquellos consumidores que no vayan a estar en casa cuando les llegue el pedido. Pero, además, permite a las empresas reducir los costes de envío. Además, se ha podido comprobar que es una forma de mejorar la relación con los clientes, especialmente entre aquellos que valoran las relaciones personales.

    Si este modelo de venta es tendencia dentro de las ecommerce es porque también favorece las ventas cruzadas, lo que llevaría hacia un aumento de los beneficios.

     

    Voice Shopping

    Muchas marcas ya hacen uso de la IA a través de chatbots inteligentes, motores de búsqueda capaces de recomendar productos de forma personalizada o voice shopping. Esta tendencia irá en aumento porque cada vez se persigue más lo de poder ofrecer a los clientes una buena experiencia de compra, la cual cuanto más personalizada sea, mejor. 

    Además, cada vez hay más usuarios que, si tienen la posibilidad, compran mediante la búsqueda por voz. De hecho, alrededor de una cuarta parte de la población con dispositivo móvil realiza búsquedas por voz  y se espera que este número vaya en aumento a lo largo del 2023. Esto significa que tener la ecommerce adaptada para que pueda ser encontrada mediante una búsqueda por voz se vuelve fundamental.

     

    After-Sales Experience

    Y, finalmente, el servicio al cliente debe ser lo más impecable posible. Los consumidores esperan que la atención recibida sea buena, especialmente cuando se trata del servicio post-venta. Esto se debe, sobre todo, a que los clientes no quieren sentir que, una vez realizada la compra, dejan de ser importantes para la marca. 

    Los clientes deben tener el mayor número posible de opciones para contactar con la marca y resolver de forma rápida cualquier tipo de incidencia, así como facilitar el proceso de devolución al máximo. Cuanto más sencilla y rápida sea esta parte, más confiarán los usuarios en ella.

    Y estas son las tendencias en ecommerce para 2023, centradas sobre todo en ofrecerle al cliente el mayor número de opciones posible y una atención más personalizada.

    Ebook 290 tendencias de marketing digital para 2023

    Oier Gil

    Social Media and Inbound Marketing Strategist at Cyberclick