SEO & SEM

Arquitectura de URL para SEO: cómo construir silos para los buscadores

    Por Laia Cardona, publicado en 14 julio 2020

    Cuando hablamos de SEO on page, muchas veces nos limitamos a las típicas técnicas para optimizar elementos como los titulares, las metadescripciones o los contenidos. Pero hay un factor crucial que necesitamos controlar para poder posicionar en los buscadores: la arquitectura de URL y la estructura de la página.

    Crear una estructura web coherente con enlaces bien organizados no solo se lo pone más fácil a los buscadores con el tema del SEO, sino que también ayuda a los usuarios a localizar la información y mejora su experiencia en el sitio. Así que vamos a ver cómo mejorar tu arquitectura de URL a través de una organización en silos con páginas pilares y clústers.

    * ¿Quieres mejorar tu posicionamiento SEO y también tu estrategia de Inbound  Marketing? Haz clic aquí y descárgate nuestro ebook gratis

    Arquitectura de URL para SEO como construir silos para los buscadores

     

    Arquitectura URL y SEO

    Normalmente, cuando navegamos por internet, buscamos una experiencia lo más fácil posible. Y esto aplica tanto al comportamiento humano como a los algoritmos de Google, ya que estos cada vez están más ligados a la experiencia de usuario.

    La idea es permitir a los buscadores como Google analizar todo el contenido de nuestra web de manera rápida y sencilla, y eso requiere estructurar muy bien la información a nivel arquitectónico, creando diferentes niveles de profundidad en la página web y haciéndoselo entender al algoritmo de Google. Y este trabajo parte de un buen diseño de URL.

    La URL es la dirección de una página concreta de un sitio web. No puede haber URL repetidas, ni dentro de un mismo sitio web, ni en ningún lugar de internet, ya que se trata de un identificador único. De la misma manera, los contenidos de cada URL también deberían ser únicos, ya que de lo contrario Google entenderá que se trata de contenido duplicado y lo penalizará.

    Dentro de cada URL podemos distinguir dos partes principales:

    • La parte fija o dominio del sitio. Por ejemplo, en nuestro caso sería:

    www.cyberclick.es

    • La parte personalizable de cada página. Lo ideal es que describa de la manera más clara posible el contenido de cada página, a través de palabras clave separadas por guiones cortos y sin elementos superfluos. Por ejemplo:

    www.cyberclick.es/marketing-digital es mejor que www.cyberclic.es/marketingdigitalv2

    Para definir la arquitectura de información de nuestro sitio, basta con dibujar la página de inicio o home y a partir de ahí ir ramificando las diferentes páginas y niveles. Siguiendo con el ejemplo anterior, tendríamos:

    • Primer nivel: la página de inicio.

    www.cyberclick.es

    • Segundo nivel: la sección de servicios de Cyberclick.

    www.cyberclick.es/servicios

    • Tercer nivel: cada una de las páginas dedicadas a un servicio en particular.

    www.cyberclick.es/servicios/video-marketing

    De esta manera, tus URL le están diciendo a los buscadores cómo está estructurada la información dentro de tu sitio web. Además, este tipo de URL también son más fáciles de recordar para los usuarios.

     

    Cómo crear una arquitectura de silos con pilar pages y clústers

    Desde hace tiempo, en el mundo del SEO y el inbound marketing es tendencia organizar los sitios web con una arquitectura de silos. La idea básica es crear una o varias páginas pilar con contenidos de interés para tu sector. A su vez, cada una de las páginas pilares enlazará a diferentes artículos clúster con contenidos secundarios para ampliar la información. Este mundo de contenidos principales y secundarios, conectados a través de enlaces, se refuerzan entre sí y posicionan mejor en Google.

    En este vídeo está explicado cómo montar una arquitectura de URL para SEO, más qué son las páginas pilares y los clústers de contenidos.

     

    Páginas pilar

    Cada página pilar es un contenido, normalmente escrito, que gira en torno a la palabra clave principal por la que quieres posicionar. Se trata de un contenido largo, que explica los diferentes puntos dentro de la temática de manera resumida. A su vez, cada uno de esos puntos se desarrolla a través de otros contenidos escritos, vídeos o infografías que dan apoyo a la página pilar.

    La extensión de los contenidos de la página pilar es importante. Muchas veces se nos plantean dudas sobre cómo de largos tienen que ser los contenidos escritos, pero lo cierto es que no hay secretos ni "cifras mágicas" como 500, 3.000 o 10.000 palabras. ¿Cómo podemos abordar este tema entonces?

    Mi recomendación es que veas qué funciona para caso en particular buscando esa palabra clave en Google y mires la longitud media de los contenidos que están posicionados en la primera página. Si ves que en la primera página la mayoría de los contenidos se limita a 500 palabras, basta con que superes un poco esa extensión. En otros sectores más competidos, quizás veas que los contenidos son mucho más extensos, pero se aplica la misma norma: basta con superar un poco la media. Aunque esto es solo una técnica posible, no hay una ciencia exacta. Tal vez también te pase que en primera posición por una keyword determinada te encuentres con un artículo de 3.000 palabras y lo puedas superar con uno de 1.000.

     

    Clústers de contenidos

    Los clústers de contenidos (también llamados topic clusters) son una serie de artículos que profundizan en diferentes aspectos relacionados con la página pilar. Por ejemplo, puedes tener una página pilar sobre marketing contenidos y páginas clúster sobre marketing de contenidos en redes sociales (que sería una palabra clave long tail) y sobre autores invitados (palabra clave relacionada).

    La mayoría de los contenidos de un clúster suelen ser escritos, pero también es posible que tengan formato vídeo o infografía. La idea es aportar valor al usuario y dar peso a la página pilar mediante enlaces. Así, vamos creando un silo o clúster en torno a la palabra clave principal para reforzarla y posicionar por encima de la competencia.

    Siguiendo con nuestro ejemplo anterior, nuestra página pilar sobre marketing de contenidos podría tener un H1 titulado "¿Qué es el marketing de contenidos?" y dentro de él, un H2 con una definición (sin artículo derivado) y otro H2 sobre marketing de contenidos en inbound (que enlace a un artículo del clúster sobre ese tema).

    Estructura contenidos SEO

    En cuanto a la extensión de los contenidos del clúster, deben ser más cortos que la página pilar. Si tu página pilar tiene 3-000 palabras, puede ser suficiente con 1.000 o 1.500.

    Finalmente, la estructura de enlaces da sentido a esta organización y da a entender a usuarios y buscadores la relación entre las páginas. Así, la página pilar enlaza a todos los artículos secundarios y desde ellos también se enlaza de vuelta a la página principal. También se pueden incluir contenidos de diferentes orígenes si están relacionados, por ejemplo, un vídeo de YouTube o un artículo de otra sección. No se trata de una ciencia exacta, así que ¡anímate a experimentar!

    Ebook: las 10 claves de un buen posicionamiento SEO en Inbound Marketing

     

    Laia Cardona

    Responsable de la estrategia de inbound marketing en Cyberclick. Gestión del CRM con Hubspot, de la base de datos y creación de la estrategia global de contenidos, workflows y lead nurturing. Experiencia en marketing digital, comunicación digital y periodismo en medios de comunicación. ______________________________________________________________________ Responsible for the inbound marketing strategy at Cyberclick. Experience in digital marketing, digital communication, media journalism, CRM management with Hubspot, creation of global content strategy, workflows and lead nurturing.