Content Marketing Online Marketing & Digital Marketing

Las 7 claves del contenido dinámico

    Por Sara Martin, publicado en 16 agosto 2018

    El contenido dinámico es la llave mágica que nos permite ofrecer a los usuarios experiencias altamente personalizadas. Y a su vez, la personalización es una de las principales claves de las estrategias de marketing online.

    Hace tan solo cinco años alucinábamos cuando una página web nos ofrecía recomendaciones personalizadas, pero hoy los usuarios asumen y esperan esta personalización. Tanto es así, que hasta el 74% de ellos experimenta frustración cuando una página web les muestra contenidos que no se corresponden a sus intereses, según un estudio de SharpSpring.

    Para que tú no tengas estos problemas a la hora de conquistar a tu target, vamos a ver en qué consiste el contenido dinámico y cuáles son sus claves.

    Las 7 claves del contenido dinamico

     

    ¿Qué es el contenido dinámico?

    Llamamos contenido dinámico o dynamic content a los elementos de una página o un email que cambian en función de la información del usuario o de su comportamiento anterior.

    Por ejemplo, la imagen principal de un email de marketing puede mostrar diferentes destinos de vacaciones según los intereses de un usuario, o la oferta principal de una landing page puede ser diferente para los usuarios que la visitan por primera vez y para los que ya están listos para convertir.

    En definitiva, el contenido dinámico nos permite crear una experiencia única para cada usuario que nos visita o que recibe nuestros contenidos.

     

    7 lugares clave para emplear contenido dinámico

    Las posibilidades del contenido dinámico son prácticamente infinitas, ya que puede usarse en múltiples ubicaciones y adaptarse en función de muchos factores. Para empezar a centrarnos, vamos a ver cuáles son los 7 lugares clave para emplear esta herramienta con éxito.

    1. Landing pages. Las landing pages son un gran recurso para convertir a los usuarios en leads o incluso en clientes. Si consigues que muestren un mensaje diferente para cada usuario, estarás multiplicando las posibilidades de conversión. Por ejemplo, puedes incluir el nombre del usuario en el copy de la página y hacer referencia a productos que ya haya comprado. Si quieres ir un paso más allá, prueba a personalizar la llamada a la acción.
    2. Emails. El contenido dinámico puede ayudarte a multiplicar los ratios de apertura y conversión de tus emails. Por supuesto, es necesario personalizar el nombre y el género del destinatario, pero podemos ir mucho más allá. Piensa en toda la información de la que dispones sobre el usuario (incluyendo su ubicación) y úsala para adaptar la oferta a sus intereses.
    3. Formularios. Los formularios son siempre un punto de fricción en las estrategias de conversión, ya que tenemos que convencer al usuario de que los rellene. Pero gracias al dynamic content, podemos acortar todo este proceso y mostrarle al usuario únicamente los campos correspondientes a datos que todavía no tenemos sobre él. A veces, lo único que necesitaremos será pedirle que confirme su email, un paso que genera mucha menos resistencia que rellenar todos sus datos.
    4. Redirecciones. El contenido dinámico no solo nos sirve para mostrar una u otra información, sino también para dirigir al usuario a los sitios de nuestra web que más pueden interesarle. Por ejemplo, si ha estado buscando información sobre viajar a Asturias, podemos llevarle directamente a una web sobre los Picos de Europa. En muchos casos, el usuario ni siquiera se da cuenta de que está siendo redirigido.
    5. Pop-ups. Para personalizar las experiencias de los usuarios, no solo dispones de los datos sobre su comportamiento anterior, sino también de la información de lo que están haciendo en tu web en ese mismo momento. Puedes usar indicadores como el tiempo que pasan en una página, el tiempo de inactividad, los movimientos del ratón y otras señales en tiempo real para activar pop-ups inteligentes que se adapten a lo que necesitan en ese momento.
    6. Recomendaciones personalizadas. Gran parte del éxito de grandes empresas como Amazon y Netflix se basa en su capacidad de recomendar productos específicos para cada usuario. Pero incluso si esta estrategia no se adapta a tu empresa, puedes usar lo que sabes sobre los usuarios para ofrecerles contenidos personalizados de tu blog o tu web.
    7. Búsquedas dinámicas. En las páginas grandes con miles de productos, la experiencia de búsqueda puede resultar abrumadora y hacer que el usuario abandone. Para evitarlo, podemos combinar datos del sitio con información personal del usuario para ayudarle a encontrar lo que necesita. Por ejemplo, podemos sugerirle los términos de búsqueda más frecuentes u ofrecerle resultados basados en sus elecciones anteriores, como ropa de una marca concreta o artículos en una franja de precio determinada.

    Ebook: Guía SEO de Marketing de Contenidos

     

    Sara Martin

    Digital Marketing Strategist en Cyberclick. Experta en la creación de contenidos multiformato, desarrollo de proyectos y emprendedora.