Online Marketing & Digital Marketing

Call to action (CTA) en marketing: 5 consejos para construir los mejores

    Por Sol Gonzalez, publicado en 13 abril 2018

    El CTA (Call-to-Action) es uno de esos detalles aparentemente pequeños que esconden grandes secretos para los marketers más avispados. Pese a su aparente sencillez, se trata de un elemento clave para conseguir conversiones y hacer que los clientes potenciales avancen a través del embudo de conversión.

    Con un poco de mimo y cuidado, los CTA pueden darnos grandes resultados sin necesidad de grandes inversiones. Veamos qué es exactamente el CTA en marketing y cómo puedes empezar a mejorar tus call-to-action desde ya.

    Call to action CTA en marketing 5 consejos para construir los mejores (1)

     

    ¿Qué es el CTA en marketing?

    El CTA o call-to-action ("llamada a la acción" en castellano) es el elemento que empuja al usuario a hacer clic para avanzar en un proceso que hemos diseñado y cuyo objetivo final es la conversión. Generalmente adopta la forma de un botón que lleva al usuario a otra página.

    Los CTA están orientados a hacer que el usuario se comporte de una manera determinada, por ejemplo, rellenando un formulario o dirigiéndose a la página de compra. Una manera de verlo es como una herramienta para convertir a clientes potenciales en clientes finales, o para dirigir a los usuarios de un sitio genérico (por ejemplo, nuestra web o nuestro perfil en redes sociales) a una landing page especialmente orientada a la conversión.

     

    5 consejos para mejorar tus call-to-action

    Si hay una verdad universal en esto del marketing, es que las soluciones genéricas suelen quedarse muy cortas. Y por supuesto, los CTA no son una excepción. De aquí que es bueno tener en mente unas cuantas claves para crear los mejores. ¿Qué debes hacer?

     

    1) Segmenta

    A menudo vemos botones de llamada a la acción genéricos con textos como "más información", "enviar" o "descargar". Aunque en ocasiones pueden ser válidos, siempre es mejor explorar un poco más para ver qué es lo que más puede interesar a la audiencia que buscamos.

    Una buena manera de segmentar los CTA en marketing es en función del buyer persona o "cliente tipo" al que nos dirigimos. Si los hemos analizado bien, tendremos diferentes perfiles de cliente y por tanto, podremos ver fácilmente cuál es la oferta que puede atraerles más y expresarla a través de nuestros call-to-action.

    Otro enfoque muy útil puede ser pensar en la fase del embudo de conversión en la que se encuentran:

    • Visitantes: estos usuarios apenas han empezado a descubrir nuestra marca, por lo que probablemente aún no estén listos para comprar. Nuestro objetivo en esta fase será que se dirijan a una página o páginas determinadas dentro de nuestro sitio.
    • Leads: aquí tendremos que conseguir que el usuario nos deje sus datos para poder empezar una relación más personalizada. Y para ello, debemos ofrecerle un contenido de valor con un CTA atractivo.
    • Clientes: por último, tenemos las llamadas a la acción orientadas directamente a la conversión a venta, en aquellos clientes que ya están dispuestos a comprar. ¡Asegúrate de que sean irresistibles!

     

    2) Cuida el diseño

    Un buen CTA debe entrar por los ojos y llamar a la vista a la primera, A veces, cosas tan sencillas como dar con el color adecuado pueden incrementar dramáticamente las conversiones.

    Estos son algunos elementos a tener en cuenta para diseñar tus call-to-action:

    • La legibilidad. Ante todo, un buen botón de llamada a la acción tiene que leerse y verse con total claridad. La usabilidad está por encima de la estética.
    • Los colores y fuentes. En general, deben estar lo más en línea posible con tu libro de estilo, ya que se ha demostrado que esto incrementa las conversiones. Dentro de esta línea, no tengas miedo a experimentar con diferentes opciones para ver cuál te da mejores resultados.
    • Que sea responsive. El botón de CTA tiene que poder verse (y pulsarse) con facilidad en todo tipo de dispositivos, ya que si no estarás exponiéndote a una auténtica sangría de conversiones y una horda de usuarios frustrados.

     

    3) Piensa dos veces el copy

    Muchas veces nos quedamos en el "sota, caballo y rey" con los textos de los CTA, pero en realidad hay un mundo de posibilidades por descubrir. Recuerda que cuanto más personalices y más te adaptes al público de destino, mayores serán las posibilidades de triunfar. Aquí tienes algunas ideas para inspirarte:

    • Busca verbos sugerentes, que le expliquen al usuario qué es lo que puede conseguir: por ejemplo, "descubre" es mucho más incitante que "más información".
    • Explica la oferta: "ahorra X", "consigue Y". Puedes (y debes) usar números para dejar claro el beneficio y fomentar la credibilidad.
    • Usa textos en primera persona, como "¡Lo quiero!" o "Apuntarme ya".
    • Mantén un tono acorde al resto de tu marca.
    • No sacrifiques comprensión por creatividad. Al igual que ocurre con el diseño, la legibilidad es importante. Es genial sorprender al usuario, pero siempre debe quedar muy claro qué es lo que ofreces y qué esperas que haga.

     

    4) La ubicación es clave

    Como ya hemos indicado, es fundamental que un CTA sea altamente visible y "clicable". Estos consejos te ayudarán a conseguirlo:

    • Busca ubicaciones premium, como la parte superior y central de la página.
    • Deja espacio en blanco alrededor del botón para que destaque más.
    • En caso de duda, un botón grande ayuda a atraer más la atención, siempre que no destroce el equilibrio de los elementos de la página.
    • Explora opciones como los elementos emergentes, pero asegúrate de que no obstruyes la navegación.
    • Si la página tiene scroll, una opción muy efectiva puede ser colocar el CTA tanto al principio como al final.

     

    5) Mide, analiza y repite

    Si quieres conseguir el mejor call-to-action del universo, ¡experimenta hasta que des con él!

    Los CTA son uno de los elementos más atractivos para hacer tests A/B, ya que son muy fáciles de cambiar y pueden arrojar grandes diferencias en los resultados. Prueba una variable de cada vez (color, fuente, ubicación, texto...) y toma nota de los resultados para las futuras campañas.

    Recuerda, eso sí, que no todos los usuarios son iguales, así que puede interesarte segmentar los experimentos en función de los diferentes buyer persona que hayas identificado. Hagas lo que hagas, no tengas miedo a ser creativo: a veces, la clave está en las ideas más locas.

    New Call-to-action

    Sol Gonzalez

    Responsable de Diseño y de la Experiencia del Usuario (UX) en Cyberclick.