5 motivos de por qué no pones foco y cómo conseguirlo

Publicado por:

Laia Cardona
Puedes encontrarme en:

Tu teléfono móvil no para de sonar. El jefe te cambia las prioridades cada cinco minutos. No puedes dejar de actualizar Facebook e Instagram. Te has pasado media reunión intentando no dormirte, y eso que ya llevas tres tazas de café hoy. Te has pasado todo el día estresado, pero tienes la sensación de que no has conseguido resolver nada.

¿Te suena esta situación? Necesitas saber cómo centrarte en el trabajo y aprender a poner foco. Pero ¿por dónde empezar?

Según el libro Driven to Distraction at Work: How to Focus and Be More Productive, hay cinco factores en los que reside la clave para poner foco y centrarte de una vez por todas... y voy a contarte sus secretos. (Si quieres ver en cuál de ellos deberías centrarte primero, puedes empezar por hacer este test).

5 motivos de por que no pones foco y como conseguirlo

 

5 motivos de por qué no pones foco y cómo conseguirlo

 

1) Energía

La gestión del tiempo es un tema constante en nuestra vida laboral, pero pocas veces nos planteamos cómo gestionar nuestra energía... y ese es un tema todavía más importante.

Por mucho tiempo del que dispongas, si tu energía está baja te será imposible concentrarte y ser productivo. Y al revés, si tu energía está alta, serás capaz de aprovechar mucho mejor el tiempo aunque este escasee. Pero la mayoría de la gente ignora este factor y acaba desperdiciando su energía en cosas que no merecen la pena.

Por tanto, ser capaz de monitorizar y gestionar tus niveles de energía es tan imprescindible como ponerle gasolina al coche. Y hay muchas cosas que están en tu mano para manejar mejor tus niveles de energía:

  • Duerme. En España solemos acostarnos tarde y tener malos hábitos de sueño, y eso hace que nos falte energía a lo largo de todo el día. La cantidad de sueño que necesitamos está predeterminada genéticamente, pero en la mayoría de las personas oscila entre 7 y 9 horas al día. ¡Asegúrate de que las cumples!
  • Ten cuidado con la cafeína. En dosis moderadas, el café puede ayudarte a obtener un pico de energía cuando lo necesitas, pero en exceso puede tener efecto rebote. Y no, no puedes usarlo como sustituto del sueño.
  • Sigue una dieta saludable. En particular, ten cuidado con el azúcar, ya que puede darte un subidón de energía seguido por un bajón todavía peor.
  • Haz ejercicio y muévete en general. Algo tan simple como levantarte de la silla y estirarte durante 5 minutos puede darte el impulso que necesitas para terminar una tarea complicada.

 

2) Emociones

No me cansaré de decirlo: las empresas felices son más productivas. Y uno de los motivos para ello es que las emociones positivas nos ayudan a poner foco.

Si trabajas en una empresa donde el principal motivador es el miedo al jefe, o donde los empleados no confían unos en otros, tu productividad caerá en picado. Y por el contrario, si trabajamos en un entorno bajo en miedo y alto en confianza (o en otras palabras, en una empresa feliz), somos capaces de dar lo mejor de nosotros mismos.

Además de facilitar un entorno de trabajo más feliz (en la medida en que eso esté en tu poder), también puedes trabajar para entenderte mejor a ti mismo y a tus emociones. Si aprendes cuáles son las cosas que te alteran y cómo influyen, podrás mantenerte en un estado emocional positivo y productivo para centrarte en el trabajo durante más tiempo.

 

3) Involucración

Para prestar atención de verdad a una tarea, necesitas estar interesado y motivado. La involucración es el resultado de combinar estos dos factores, el interés y la motivación.

La involucración alcanza su punto máximo de manera natural cuando estamos trabajando en nuestro lugar perfecto, aquel donde se solapan las esferas de lo que nos gusta hacer, lo que se nos da muy bien hacer, y lo que aporta un resultado útil para el grupo o nos pagan por hacer.

La involucración también está relacionada con la novedad. Para que la atención se mantenga constante, es necesario que nuestras tareas tengan un cierto grado de novedad y requieran una aportación creativa por nuestra parte. De lo contrario, caeremos en el aburrimiento y perderemos el foco.

 

4) Estructura

La estructura es la contrapartida de la creatividad: ambas son necesarias en cierta medida para poder rendir al máximo.

Con el término "estructura" nos referimos a la manera de organizar tu día a día laboral: en qué empleas tu tiempo, qué límites pones, qué reglas sigues, en qué personas o herramientas te apoyas, qué sistemas de gestión usas, horarios, pausas, prioridades... Sin estructura, vamos corriendo de un lado para otro como pollos sin cabeza y es imposible centrarse en el trabajo, ya que no tenemos claro qué queremos hacer a continuación.

Por tanto, es necesario dar forma a tu día con ciertos horarios y rutinas, incluso si eres freelance o si tu tiempo no depende por completo de ti. Para ayudarte, te recomiendo que empieces por usar alguna aplicación de gestión de tareas (como Trello) y otra de seguimiento del tiempo (por ejemplo, Toggl). Así podrás empezar a dar estructura a tus días y poner foco en lo importante.

 

5) Control

Una de las consecuencias poco deseables de las tecnologías modernas es que hemos perdido el control sobre nuestro tiempo. En un mundo lleno de notificaciones que se pelean por llamar nuestra atención, a menudo nos perdemos en lo urgente y nos olvidamos de atender a lo verdaderamente importante.

Así pues, para poder poner foco y centrarse en el trabajo, es necesario que aprendamos a empoderarnos y a tomar control de nuestro tiempo. Para ello, el primer paso es ser conscientes de cómo lo estamos empleando.

Uno de los mayores "ladrones de tiempo" es el móvil, así que puedes empezar por aquí a la hora de centrarte y poner foco. Mi recomendación: bájate una app como Quality Time, que te dice exactamente cuánto tiempo al día estás usando el móvil, cuántas veces lo has desbloqueado y cuánto has invertido en cada aplicación. También puedes usarlo para programar bloqueos durante las horas laborales y así obligarte a centrarte en el trabajo.

Con un poco de disciplina, verás cómo enseguida notas los resultados y eres capaz de  ser más productivo que nunca.

 

Descargrar primer capítulo La empresa más feliz del mundo

 

Tags: La Empresa Feliz

Posts recientes



¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!