SEO & SEM

Cómo optimizar contenido antiguo y atraer tráfico nuevo

    Por Irene Riart, publicado en 21 diciembre 2020

    La creación de nuevo contenido es tan importante como la optimización del antiguo. De esta manera te aseguras más tráfico web y una mejora en el posicionamiento SEO. Ese contenido que ha quedado anticuado porque la información está desactualizada o ya no responde a los parámetros del SEO siempre puede actualizarse o mejorarse para que vuelva a generar visitas. Te explicamos todo lo que debes saber sobre cómo optimizar tu contenido antiguo.

    * ¿Quieres mejorar tu posicionamiento SEO y también tu estrategia de Inbound  Marketing? Haz clic aquí y descárgate nuestro ebook gratisComo optimizar contenido antiguo y atraer trafico nuevo

     

    Por qué debemos optimizar nuestro contenido antiguo

    La optimización de contenido antiguo consiste en actualizar parte de la información de un post con el fin de despertar de nuevo el interés en el público. Dentro de esta actualización se incluyen otro tipo de cambios, como por ejemplo la adición de material visual.

    Lo más común, especialmente en blogs, es crear contenido nuevo de forma regular para generar visitas. Sin embargo, ignorar el contenido antiguo puede ser un error, ya que este puede atraer tanto tráfico como el nuevo contenido, incluso más, ya que la actualización de información se valora mucho por parte de los usuarios. 

    Además, el contenido antiguo tiene un punto a su favor: la antigüedad y el posicionamiento de la URL. No estás empezando de cero, sino que los buscadores como Google ya tienen detectado ese contenido y solo se trata de darle un empujón, mejorando el contenido y haciendo que suba en posiciones.

    Entre los principales beneficios de optimizar nuestro contenido antiguo destacamos:

    • El contenido que se ofrece a los usuarios pasa de estar obsoleto a estar actualizado, por lo que vuelve a ser un material útil e interesante.

    • Sirve para mejorar contenido que no atrae tráfico y aumentar la calidad de la página web.

    • Es más rentable, ya que el tiempo que se invierte en actualizar contenido es menor y también es más económico en comparación con el nuevo.

    • Actualizar el contenido ayuda en el posicionamiento SEO.

    • Es un buen recurso para cuando no hay ideas para post nuevos.

    Todos estos beneficios son la razón por la que debemos optimizar nuestro contenido antiguo. Además, cabe destacar que muchas visitas pueden llegar a través de publicaciones antiguas. Si estas publicaciones ofrecen un material actualizado, las probabilidades de que se queden en la web y consuman más contenido aumentan. 

    También queremos destacar que cada vez son más las empresas que le dan importancia al marketing de contenidos, lo que se traduce en millones de publicaciones nuevas cada mes. Esto significa que crear grandes cantidades de contenido puede ser insuficiente para hacerse visible en internet, es necesario optimizar contenido desactualizado para añadirle valor a este y ofrecerle al público novedades y despertar de nuevo su interés.

     

    Detectar los contenidos que se pueden actualizar

    Si hemos decidido actualizar algunos de nuestros contenidos, el primer paso es detectar cuáles son los más apropiados para hacerlo.

    Los contenidos evergreen o “de hoja perenne” son aquellos que no pasan de moda. Nos referimos, por ejemplo, a artículos que den consejos sobre cierto tema, que expliquen un concepto o el funcionamiento de un programa o una herramienta… Este tipo de contenido siempre puede actualizarse añadiendo un poco más de información, datos nuevos sobre algún estudio reciente relacionado sobre el tema, tablas, gráficos… También se puede actualizar a nivel SEO para ayudar en su posicionamiento. La idea es rescatar artículos interesantes para el público que han quedado en el olvido.

    También se deben buscar las publicaciones antiguas que más visitas generaron y actualizarlas. Si en aquel momento generaron mucho tráfico pueden volver a hacerlo ahora si se hacen algunos cambios que puedan despertar de nuevo el interés del público.

    Se puede hacer el mismo proceso con el contenido que no generó las visitas que se esperaban. En este caso habría que analizar muy bien los motivos por el que ese contenido no obtuvo tráfico para hacerlo más interesante y atractivo. También sería interesante hacerle un análisis SEO y analizar la competencia y hacer una comparativa para descubrir por qué ellos lograron posicionar y tener tráfico y nosotros no para mejorarlo, que no significa copiar. Este trabajo puede ser muy útil para reconvertir artículos antiguos que no generaron visitas en un contenido potencial.

    Muchas veces no es necesario cambiar demasiado un post que en su momento generó visitas, basta con variar un poco su estética y volver a compartirlo en redes sociales o en newsletters. Con una nueva presentación y estética, a aquellos usuarios que no les llamó demasiado la atención en su momento puede que ahora sí les resulte atractivo e interesante. Con esto queremos decir que a veces no es necesario añadir nueva información o reescribir de nuevo parte de ella, basta con presentarlo de una forma distinta.

     

    Cómo optimizar el contenido

    Optimizar el contenido significa mejorarlo para que resulte mucho más atractivo e interesante para el público. Con esto queremos decir que un buen trabajo es clave para obtener resultados. Así que deberías tener en cuenta lo siguiente:

    • Actualiza el contenido: reemplaza todos los datos que hayan quedado obsoletos en el artículo por nuevos. También puedes mantener información o datos antiguos si estos pueden ser interesantes para el lector, pero añade nuevos también para que la sensación sea de actualización.

    • Añade contenido visual: fotografías, imágenes, tablas, gráficos, vídeos… Cualquier material visual puede facilitar mucho la lectura y la comprensión del texto, por lo que añade nuevos recursos para hacerlo mucho más atractivo.

    • Amplía el contenido: valora la opción de ampliar el contenido del artículo. Analiza qué tiene la competencia para ver si ella explica algo que tú no tienes, comprueba si alguno de los puntos necesita explicaciones adicionales y añade subapartados e investiga las dudas que tiene el público relacionadas con ese tema para resolverlas añadiendo más información.

    • Enlaza a otros artículos: aprovecha que estás actualizando tu contenido para enlazar con otros artículos que traten una misma temática. Los enlaces internos son una forma de mantener al lector más tiempo en tu dominio y ayuda en el posicionamiento. 

    • Corrige los errores: lee detenidamente el artículo que quieres optimizar y busca esos errores que pudieron hacer caer las visitas o, directamente, no generarlas. Pueden ser errores de todo tipo, desde datos incorrectos hasta en la escritura. Este tipo de errores restan credibilidad y crean desconfianza en el público, por lo que deben corregirse.

    • Revisa el SEO: las keywords son muy importantes para lograr un buen posicionamiento. De hecho, antes de redactar cualquier tipo de contenido es muy importante que se haga un análisis SEO. Revisa y actualiza esta parte ayudándote de herramientas como Ubersuggest, SEMRush, MOZ Pro y Google Adwords.

    • Revisa la URL: asegúrate de que en tu URL aparece la keyword principal con la que quieres posicionar ese contenido.

    • Asegúrate de cumplir todos los requisitos SEO on page: añade un título SEO y una metadescripción con un número de caracteres aceptado. También es muy importante que el texto esté estructurado con H2, H3, H4… para facilitar la lectura y que las imágenes tengan título y atributo Alt. Asegúrate de que en cada una de estas partes aparezcan palabras clave para reforzar el posicionamiento.

    No siempre será necesario modificarlo todo, ya que quizá la URL, el SEO y el contenido visual, por ejemplo, están bien, pero lo que falla es que hay parte del contenido desactualizado o algunos puntos necesitan ampliarse. Así que antes de hacer cambios en un artículo se debe hacer un análisis previo para encontrar qué partes necesitan mejora.

     

    Cómo beneficia la optimización a tu tráfico web

    Google valora mucho el contenido actualizado y prefiere mostrar la información más reciente, por lo que será mucho más fácil posicionar el artículo. Y cuanto mejor posicionado esté el artículo, más visitas obtendrá.

    Además, no es lo mismo publicar un contenido de cero que actualizar uno ya existente, ya que este último parte de uno que tiene ya cierto grado de autoridad, por lo que será mucho más sencillo posicionar. También hay que sumarle que, como ya hemos comentado, a Google le gusta que el contenido esté actualizado y valora mucho este tipo de acción.

    También se ha podido comprobar que aquellas webs que actualizan su contenido de forma habitual y consiguen posicionar mejor, fortalecen la reputación de su marca. Esto es porque los primeros resultados que ofrece un motor de búsqueda generan más confianza en el usuario que los que aparecen en posiciones inferiores. Es más, pocas personas llegan a la segunda página de resultados, de ahí la importancia en conseguir un buen posicionamiento.

    Eso sí, cuando un artículo se actualiza hay que informar al público para que sepa que hay información nueva en ese contenido antiguo. Se puede enviar una newsletter a los suscriptores con el enlace a este artículo, lo que generará ya un tráfico. También se puede compartir en redes sociales para que los usuarios compartan, comenten y reaccionen a él, con lo que es posible conseguir un mayor alcance y, por consiguiente, una gran mayor cantidad de visitas.

    Podríamos decir que la optimización del contenido significa revivir un post que por el motivo que fuera ya no generaba visitas o estas se habían reducido de forma considerable. Sin duda es una acción a tener en cuenta de cara a mejorar el tráfico web y para generar más confianza y credibilidad entre el público.

    Ebook: las 10 claves de un buen posicionamiento SEO en Inbound Marketing

     

    Irene Riart

    Digital Marketing Trainee