La Empresa Feliz

¿Cómo influye en las empresas ser un millennial?

    Por David Tomas, publicado en 20 junio 2019

    Los millennials ya han llegado a las empresas. Tendrán que adaptarse al mundo laboral, sí... pero las empresas también tendrán que adaptarse a ellos.

    En palabras de Jack Dorsey, experto en millennials y presidente del Center for Generational Kinetics de Austin, EE. UU., "Cada generación aporta algo valioso y diferente. Cuando trabajan juntas, se crea un equilibrio. Y eso es muy importante".

    En lugar de menospreciar a los millennials por ser inexpertos o superficiales, los mejores líderes saben aprender de ellos y hacer que se sientan a gusto. Y para empezar a recorrer este camino, quiero compartir contigo 5 lecciones de los millennials para las empresas. ¡No te las pierdas!

    como-influye-en-las-empresas-ser-un-millennial

     

    5 lecciones de los millennials para las empresas felices

    ¿Cómo te sientes cuando te acuestas el domingo por la noche? ¿Lleno de ilusión ante la semana que empieza, o desanimado ante la perspectiva de acudir a un trabajo que no te motiva?

    Sentirnos felices en nuestro trabajo tiene un impacto esencial en la calidad de la vida. Trabajar es la actividad que pasamos más tiempo haciendo en nuestras vidas (solo después de dormir) y también nuestra fuente principal de realización y reconocimiento social.

    Durante mucho tiempo, los jefes y los empleados han intentando comportarse como si las emociones tuvieran que quedarse en la puerta de la oficina cada mañana. Pero las personas no funcionamos así: somos seres racionales, pero también emocionales, y la inteligencia emocional debería ser una de las habilidades más codiciadas de las empresas.

    Los millennials saben que la felicidad y la ilusión por el trabajo son fundamentales desde el primer día. Tanto es así, que en esta generación ya no se habla de "work-life balance" (equilibrio entre vida y trabajo) sino de "work-life integration" (integración de la vida y el trabajo). Vamos a ver qué podemos aprender de ellos para hacer de nuestro sitio de trabajo un lugar un poco más feliz.

     

    1) Los jefes también deberían ser mentores

    En las empresas millennials, la jerarquía tradicional y la "cadena de mando" han quedado totalmente desfasadas. El jefe ya no es un dictador que se limita a emitir órdenes, sino que se implica en el desarrollo personal y profesional de sus trabajadores.

    Pero el papel de mentor no tiene por qué depender exclusivamente del jefe. Las empresas más avispadas saben reconocer lo que aportan las diferentes generaciones y estimular el aprendizaje mutuo. Por ejemplo, pueden crear programas en los que los empleados de una cierta edad formen a los millennials en el know-how y las buenas prácticas de la empresa, y los millennials a su vez les ayuden a ponerse al día con las nuevas tecnologías y las redes sociales. Cuando se crea un espacio de trabajo basado en el equipo y en la confianza mutua, todos pueden prosperar y desarrollar sus mejores cualidades.

     

    2) Las evaluaciones anuales ya no son suficientes

    Una de las cosas que más se critica de los millennials es su "adicción" a las redes sociales. Y aunque esto pueda tener algo de cierto, también lo es que es una generación más transparente y con un gran potencial comunicativo.

    Hasta cierto punto, las redes sociales han conformado las expectativas de los millennials en lo referente al feedback. En lugar de limitarse a una evaluación anual (o incluso trimestral), las cosas funcionan de manera más fluida cuando el reconocimiento al trabajo bien hecho o la crítica constructiva se dan en tiempo real.

    En las empresas millennials, la comunicación entre empleados, supervisores y jefes debería ser continua y sincera. Los objetivos a medio y largo plazo y las evaluaciones globales siguen teniendo su lugar (así como las celebraciones cuando las cosas van bien), pero el día a día también es importante.

     

    3) Más que mejorar las debilidades, hay que potenciar las fortalezas

    Todos tenemos una combinación única de habilidades y puntos fuertes, pero a veces las empresas se olvidan de desarrollarlos. Para que la generación millennial dé lo mejor de sí, la autonomía y la motivación son claves.

    Dar a un trabajador autonomía para desarrollar su propio trabajo le hace saber que la empresa confía en él y le permite buscar caminos y maneras de hacer las cosas que seguramente no habrían surgido de otra manera. Nunca podrás saber hasta dónde puede llegar una persona si no le das la libertad de expresarse.

    En lo que se refiere a la motivación, a los millennials no les asustan los retos. Carecen de muchas de las barreras mentales de generaciones anteriores y no tienen miedo a pensar en grande. Así que si quieres que aporten a la empresa, solo tienes que ponerles un desafío a su altura.

     

    4) La realización personal es más importante que el salario

    En muchos sentidos, los millennials no lo han tenido fácil. No han contado con las seguridades que tenían sus padres, como el trabajo fijo y estable o el acceso fácil a la vivienda. Pero han sabido adaptarse y desarrollar unos valores propios.

    Según las encuestas, las empresas millennials deberían fijarse más en ofrecer un entorno inspirador y motivador y menos en los salarios, aunque estos sigan siendo importantes. Los millennials buscan aprovechar todas las oportunidades para desarrollar su vocación y no dudan en cambiar de trabajo para ello, sobre todo si la nueva empresa les ofrece desafíos más motivantes o está mejor alineada con sus valores.

     

    5) El marketing de valor es esencial para los millennials

    Los millennials han crecido en un mundo totalmente saturado de publicidad, por lo que no es nada fácil alcanzarles con las técnicas "clásicas". En su lugar, buscan mensajes con contenidos interesantes, que les permitan formarse y aprender. Y dado su creciente peso como consumidores, las empresas harán bien en tomar nota.

    De alguna manera, todos somos millennials hoy en día. No se trata simplemente de una fecha de nacimiento, sino de un cambio de mentalidad que nos implica a todos. ¿Quieres saber más sobre lo que esta mentalidad puede aportar a tu empresa? Te invito a echarle un vistazo a mi último libro. Apto para personas de todas las edades que aspiren a ser más felices en sus trabajos ;-)

    Diario de un Millennial - David Tomás

     

    David Tomas

    CEO y cofundador de Cyberclick. Cuenta con más de 20 años de experiencia en el mundo online. Es ingeniero y cursó un programa de Entrepreneurship en MIT, Massachusetts Institute of Technology. En 2012 fue nombrado uno de los 20 emprendedores más influyentes en España, menores de 40 años, según la Global Entrepreneurship Week 2012 e IESE. Autor de "La empresa más feliz del mundo" y "Diario de un Millennial".