Online Marketing & Digital Marketing

Cómo superar el síndrome del impostor en marketing digital ante los clientes

  • No hay sugerencias porque el campo de búsqueda está vacío.

    Por David Tomas, publicado en 30 septiembre 2022

    Según un estudio publicado en el Journal of General Internal Medicine, el síndrome del impostor podría afectar hasta al 82% de las personas. En marketing digital, una profesión en la que los requisitos no dejan de cambiar y muchos profesionales son autodidactas, este síndrome puede aparecer si sentimos que en realidad no estamos cualificados para nuestro puesto.

    ¿Qué es exactamente el síndrome del impostor en marketing digital y por qué es tan común? ¿Cómo podemos reconocerlo y combatirlo? Si quieres saber la respuesta a todas estas preguntas, ¡no te pierdas este artículo!* ¿Quieres las mejores plantillas para crear un plan de marketing paso a paso  y efectivo? Descárgate este pack gratuito aquí.Como superar el sindrome del impostor en marketing digital


    ¿Qué es el síndrome del impostor y por qué se produce?

    El síndrome del impostor es un conjunto de síntomas psicológicos caracterizados por una sensación de inadecuación e insuficiencia. La persona que lo sufre siente que en el fondo es un fraude, aunque haya pruebas objetivas de lo contrario. Es más frecuente en el ámbito profesional y puede darse en todo tipo de ocupaciones: actores, emprendedores, programadores, ejecutivos y, por supuesto, profesionales del marketing digital.

    Las personas con síndrome del impostor no son capaces de aceptar la realidad de sus logros ni creen merecer los premios y felicitaciones que reciben. En el fondo, tienen miedo de que se descubra que en realidad no merecen el reconocimiento que obtienen.

    Las causas del síndrome del impostor no están del todo claras, ya que se cree que influyen tanto factores biológicos como psicológicos y sociales. Una de las hipótesis más consideradas es que está relacionado con ciertas actitudes en la familia o las personas de confianza de quien lo padece, que tienen a condenar radicalmente los errores y a valorar de manera muy superficial los logros. Esto hace que la persona desarrolle un gran miedo ante los errores y no se sienta suficientemente validada.


    ¿Cómo reconocer el síndrome del impostor?

    Si crees que padeces síndrome del impostor, estos son algunos síntomas comunes que indican que tu autopercepción puede estar alejada de la realidad. Si tienes problemas para sentirte valorado profesionalmente, lo mejor es acudir a un especialista que pueda identificar con precisión qué está pasando y ayudarte a superarlo.


    Nunca dejas de formarte

    Este es uno de los síntomas más comunes del síndrome del impostor en marketing digital, ya que siempre surge alguna nueva tecnología o herramienta en la que podemos formarnos. Así, algunas personas van acumulando más y más títulos, pero nunca pasan a la acción porque no se sienten lo bastante preparadas.

    Eso sí, no hay que confundir el síndrome del impostor con la formación continua que es tan necesaria en nuestro sector. En resumen: actualizarse es muy recomendable, pero la necesidad de formación no debe paralizarnos.


    Crees que los demás lo hacen mejor que tú

    Otra característica habitual de las personas que padecen síndrome del impostor es que tienden a sobrestimar el talento y los logros de otras personas y a subestimar los suyos. Creen siempre que otras personas se merecen más que ellos, incluso aunque haya datos objetivos de lo contrario (como recibir premios o reconocimientos).


    Trabajas horas de más

    La creencia de que “no somos suficiente” puede llevarnos a sobrecompensar intentando trabajar más duro que nadie. Esta es una tendencia peligrosa, ya que puede llevarnos al burnout y acabar produciendo el efecto contrario. Y es que en realidad solo somos realmente productivos durante un tiempo limitado cada día; después, la fatiga hace que cometamos errores y no aprovechemos bien el tiempo.


    Atribuyes tus logros a la suerte

    Cuando una persona menosprecia su propio trabajo, tiende a pensar que lo que ha conseguido es producto de la buena suerte y no de sus propias acciones. Lo cierto es que la suerte sí que tiene un papel, pero somos nosotros los que decidimos qué hacer con las cartas que nos han tocado.


    Tienes miedo a que “te descubran”

    Por último, un síntoma muy delator del síndrome del impostor (y de donde viene su nombre) es pensar que somos unos “impostores” que estamos engañando a los demás al hacerles creer que podemos hacer nuestro trabajo. Eso hace que se tenga miedo a que los demás descubran nuestras capacidades reales.


    ¿Cómo superar el síndrome del impostor?

    Ante la sospecha de que tienes síndrome del impostor, siempre es buena idea consultar con un profesional. Además, estos consejos pueden ayudarte a valorar tu trabajo con más precisión y sentirte mejor con tu desempeño profesional.


    Hazte las preguntas adecuadas

    El primer paso para superar el síndrome del impostor es ser consciente de que este es un problema muy común y que puede estar ocurriéndonos a nosotros. Para identificarlo, hay una serie de preguntas que nos podemos hacer a nosotros mismos y que nos ayudarán a ver nuestros logros de manera más objetiva:

    • ¿Qué pruebas tienes de que tus logros han sido fruto de la suerte y no de tu trabajo?
    • ¿Qué es lo que tienes miedo a que descubran? ¿Podrías describirlo de manera objetiva?
    • ¿Hay otras personas que hayan reconocido tu trabajo? ¿Qué necesitarías para aceptar que sus cumplidos son sinceros?
    • Si crees que tus fracasos son culpa tuya, ¿por qué piensas que tus logros no lo son?


    Abandona el perfeccionismo

    El perfeccionismo y el síndrome del impostor suelen ir de la mano: cuando fijamos estándares muy altos para nosotros mismos, es normal que nos sintamos poco dignos. Pero la realidad es que la perfección es imposible de alcanzar.

    Para superar el síndrome del impostor, tenemos que ser capaces de sustituir el baremo “perfecto” por el “suficientemente bueno”. Nadie está libre de cometer errores ni puede alcanzar el máximo rendimiento en todos los ámbitos.


    Aprende a dialogar contigo mismo

    Para muchas personas, el síndrome del impostor es como una “voz” dentro de su cabeza que les repite mensajes negativos una y otra vez. Para sentirse mejor, es preciso aprender a reconocerla y responder con palabras más amables. Recuerda: tu relación más importante es la que tienes contigo mismo, así que ¿por qué te dices cosas que no dirías a tu pareja o tu mejor amigo?


    Acepta los cumplidos

    Por último, un truco muy simple para mejorar nuestra autovaloración: aprende a aceptar los cumplidos y las críticas positivas. En lugar de contestar quitándote valor, acostúmbrate a sonreír y dar las gracias. Tú te sentirás mejor y la persona que te ha hecho el cumplido, también.Pack con plantillas para crear un Plan de Marketing efectivo

    David Tomas

    CEO y cofundador de Cyberclick. Cuenta con más de 20 años de experiencia en el mundo online. Es ingeniero y cursó un programa de Entrepreneurship en MIT, Massachusetts Institute of Technology. En 2012 fue nombrado uno de los 20 emprendedores más influyentes en España, menores de 40 años, según la Global Entrepreneurship Week 2012 e IESE. Autor de "La empresa más feliz del mundo" y "Diario de un Millennial".

    CEO and co-founder of Cyberclick. David Tomas has more than 20 years of experience in the online world. He is an engineer and completed an Entrepreneurship program at MIT, Massachusetts Institute of Technology. In 2012 he was named one of the 20 most influential entrepreneurs in Spain, under the age of 40, according to Global Entrepreneurship Week 2012 and IESE. Author of "The Happiest Company in the World" and "Diary of a Millennial".