Email Marketing

Las mejores prácticas para un email marketing efectivo: dile adiós al spam

  • No hay sugerencias porque el campo de búsqueda está vacío.

    Por Helena Alcoverro, publicado en 3 abril 2024

    ¿Te cansa que los correos de tu estrategia de email marketing lleguen a la carpeta de spam de tu audiencia? Guarda tranquilidad porque la realidad es que tienes poder para cambiarlo.

    Muchas marcas como tú emplean mucho tiempo y esfuerzo redactando emails potentes que les ayuden a vender más, pero se frustran cuando ven que no consiguen los resultados esperados. Una de las causas de los malos resultados puede deberse a que tus correos terminan olvidados en la carpeta de spam (carpeta de correo basura) y nadie los lee pensando que es publicidad engañosa o no deseada, incluso cuando se han suscrito a tu newsletter. Incluso, puede que visualmente parezcan spam y los propios destinatarios los marquen como tal cuando realmente no lo son.

    Si ya tienes la certeza de que tus correos están llegando a la carpeta de spam de tu audiencia o siendo marcados como tal (pues primero deberás comprobar si esa es la causa de tu bajo rendimiento), te vamos a echar una mano con una serie de consejos que puedes llevar a cabo para conseguir estar bien visible en la bandeja de entrada principal y reducir tus posibilidades de aparecer en la bandeja de spam.


    Las mejores practicas para un email marketing efectivo - dile adios al spam


    Inserta pocas imágenes o imágenes comprimidas

    Utilizar muchas imágenes en un email o que estas tengan un tamaño muy grande puede hacer que el mensaje tarde mucho en cargarse, provocando que el receptor no pueda ver el contenido y lo derive directamente a spam.

    Hay muchas herramientas de email marketing que comprimen automáticamente las imágenes sin que tú tengas que hacer nada. Pero en el caso de que la tuya no lo haga, siempre puedes recurrir a plataformas externas.

    Además, hay proveedores de correo (como es el caso del de Microsoft) que siempre bloquean las imágenes de los mensajes a no ser que el destinatario indique que quiere que los emails de ese remitente le lleguen a la bandeja principal.

    En resumen, no te estamos diciendo que no incluyas imágenes, pero sí que no sean las protagonistas de tu email y que siempre estén comprimidas.


    Añade texto alternativo en las imágenes de tus correos electrónicos

    No solo algunos proveedores de correo electrónico bloquean las imágenes por defecto, sino que también son muchos los usuarios que eligen bloquearlas. Esto, además de afectar estéticamente a tu email, también provoca que si has añadido llamadas a la acción en las imágenes o algún mensaje importante, el usuario no los pueda leer ni incluso entender el email.

    Para evitar esto, una buena idea es añadir ese mensaje importante como texto alternativo a las imágenes. Aunque estas sigan sin verse, en su lugar aparecerá el texto y no se perderá ningún contenido.


    Incluye el doble opt-in cada vez que alguien se suscribe a tu email

    Seguro que más de una vez, al suscribirte a una newsletter, has recibido un correo de confirmación para verificar que eres tú quien se ha suscrito y que realmente estás interesado. Pues esta técnica se conoce como doble opt-in.

    Esto tiene muchos beneficios para una marca, como por ejemplo asegurarse de que la persona está interesada en sus mensajes y que hay pocas posibilidades de que la marque como spam.


    Vigila tus tasas de rebote

    La tasa de rebote en email marketing indica el porcentaje de correos que has enviado y que no han llegado a su destino, ya sea porque este no existe, porque su bandeja de entrada está llena o porque ha bloqueado el recibimiento de tus emails, entre otras cosas.

    Cuanto más alta sea la tasa de rebote más posibilidades tienes de ser registrado como spam por los servidores de correo electrónico. Así que elimina de tu lista de contactos los destinatarios que no reciben tus emails y no vuelvas a enviarles más correos.


    No compres listas de emails ni busques direcciones de correo en páginas web indiscriminadamente

    Aunque comprar listas de email es legal, no es algo recomendable. Los destinatarios de estas listas puede que no estén interesados en tus productos o servicios, incluso que ni conozcan tu marca. ¿Qué crees que harán al recibir un mensaje de tu empresa? Muy probablemente borrarlo o marcarlo como spam.

    De la misma manera, buscar tú mismo en internet correos electrónicos de personas concretas para enviarles un mensaje tampoco es aconsejable si lo haces de forma masiva. Sin embargo, si lo haces con criterio y pensando en que existe una alta probabilidad de que la persona esté interesada, sería una buena práctica.

    En cualquier caso, es mejor siempre animar a tu público a que se suscriba a tu newsletter, ya que así te garantizas el interés por parte de la persona.


    Evita los siguientes asuntos si no quieres ser catalogado como spam

    Antes de continuar, ten en cuenta que tus correos pueden ser catalogados como spam tanto por los servidores de email como por los propios usuarios, y ambos tienen muy en cuenta el asunto del correo para clasificarlos como tal. En ese sentido, los correos con las siguientes características tienen más posibilidades de ser marcados como spam, así que evítalas:

    • Mayúsculas.
    • Signos de exclamación.
    • Incluir la frase “no es spam”.
    • Palabras como gratis, pincha aquí, descuento y similares.


    Optimiza los tiempos de envío de tus emails

    Cuanta más participación e interacción tenga un email menos posibilidades hay de que sea marcado como spam. Y algo que funciona muy bien para aumentar la participación es enviar el mensaje en las horas en las que tu audiencia suele mirar su bandeja de correo electrónico.

    Hay herramientas que te permiten conocer cuáles son esas horas en cada uno de tus contactos para personalizar el envío y adaptarlo a sus tiempos.


    Comprueba que todo va bien en una vista previa del email antes de enviarlo

    Los correos electrónicos no solo deben adaptarse a los diferentes dispositivos desde los que se pueden abrir, sino también a los distintos servidores de email. De lo contrario, al no verse bien, aumentan las posibilidades de que los usuarios los marquen como spam.

    Para evitarlo, asegúrate antes de enviarlo de que se adapta perfectamente a todos los usuarios a través de vistas previas disponibles en tu herramienta de email marketing y enviándote a ti mismo el correo.


    No esperes a tener una base de datos grande para enviar tu primer email

    Los servidores de correo electrónico sospechan cuando de golpe un remitente envía un mensaje a una gran cantidad de destinatarios. En cambio, si vas aumentando el número de forma orgánica y paulatina no habrá problema. Por eso, en cuanto tengas a unos pocos clientes o potenciales clientes en tu base de datos empieza a enviar emails, no esperes a tener cientos.


    Añade un nombre de persona en el remitente junto al nombre de tu marca

    Está comprobado que cuando el nombre del remitente incluye un nombre propio, las posibilidades de apertura aumentan. Por eso, te recomendamos que, junto al nombre de tu marca, incluyes también el nombre de un trabajador real de tu empresa que los destinatarios conozcan. Generalmente, se suele incluir el nombre de la persona encargada de mantener el contacto entre la empresa y el cliente, como por ejemplo el Account Manager (Gerente de Cuentas).


    Incluye botón de desuscripción en cada uno de tus emails

    Incluir un botón de desuscripción en cada email que envías a tus destinatarios, además de ser una práctica obligatoria, es algo que te va a ayudar a mantener limpia tu base de datos sin que tú tengas que hacer ningún esfuerzo. Esto provocará que las personas que ya no están interesadas en tus correos se marchen en vez de hacer bajar tu rendimiento y aumentar tus posibilidades de ser catalogado como spam.


    Pide a tus suscriptores que te añadan a su lista blanca

    Los filtros antispam de los servidores de email se han vuelto tan estrictos que pueden catalogar un correo como spam incluso aunque estés interesado y te hayas suscrito a su newsletter.

    Para evitar esto, puedes sugerir y animar a tus suscriptores a que te añadan a su directorio o lista blanca, así como que le indiquen a su plataforma de email que quieren recibir tus correos en la bandeja de entrada principal.


    Comprueba si estás incluido en una lista negra

    Puede que acabes en la carpeta de spam porque el dominio de tu web o tu IP está en una lista negra. Hay muchas páginas que puedes consultar para saberlo como Spamcom o SORBS. Si es tu caso, intenta solucionarlo cuanto antes contactando con tu proveedor de internet o con el servicio de listas negras en las que estás incluido.


    Cuantas más palabras mejor (sin pasarse)

    Los emails que contienen 500 palabras o más tienen menos probabilidad de terminar en la carpeta de spam. Esto se debe a que los mensajes que realmente son spam no tienen una gran cantidad de palabras y frases, por lo que los filtros antispam identifican los emails cortos como correo basura.

    Somos conscientes de que en el email marketing no es muy aconsejable escribir texto muy largos, por tanto no te estamos animando a eso. Pero sí que es interesante evitar los mensajes excesivamente cortos.


    Mantén limpia tu base de datos

    Es conveniente que de forma periódica revises tu base de datos de contactos y elimines a aquellos que no abren tus emails o que no interaccionan con ellos. Esto no solo te ayudará a mejorar tus resultados de email marketing (pues estás eliminando a personas que no están interesadas realmente en tu marca), sino que también estarás reduciendo tus posibilidades de ser considerado correo basura.

    New Call-to-action

    Helena Alcoverro

    Inbound Marketing Strategist en Cyberclick. Graduada en Publicidad y Relaciones Públicas por la UPF. Responsable de la estrategia de inbound marketing, creación de contenidos digitales y posicionamiento web. Gestión del CRM con la herramienta HubSpot.

    Inbound Marketing Strategist at Cyberclick. Helena holds a degree in Advertising and Public Relations from UPF. She specializes in inbound marketing campaigns, digital content creation and web positioning, with experience in CRM management and HubSpot.