Email Marketing

¿Qué es el soft opt-in?

    Por Ester Solsona, publicado en 18 mayo 2020

    El email marketing es una de las técnicas más efectivas para comunicarnos con los clientes, pero también es una de las que más se prestan a abusos, puesto que estamos manejando datos personales.

    Para evitar este problema, hay varias opciones de "opt-in" que garantizan que contamos con el consentimiento de los destinatarios antes de enviarles mensajes. Vamos a darles un repaso y a centrarnos en una de ellas.

    * ¿Quieres mejorar tus campañas de email marketing? Clica aquí y consigue  gratis el curso de 1h para optimizar tus emailings y los resultados.

    Que es el soft opt in

     

    Opt-in simple y opt-in doble

    Tanto el opt-in simple y el opt-in doble son formas de recabar los datos personales de los usuarios que aseguran que tenemos su consentimiento explícito para mandarles comunicaciones comerciales.

    El opt-in simple tan solo requiere que el usuario nos dé su permiso una vez, por ejemplo, rellenando un formulario y marcando la casilla "Quiero recibir mensajes de esta marca por correo electrónico". Es importante tener en cuenta que para cumplir con las normativas actuales, esta casilla no puede estar premarcada, sino que el propio usuario debe hacer clic.

    En el opt-in doble, como su nombre indica, recabamos el permiso del usuario por partida doble. Tras rellenar el formulario inicial, se le envía un correo electrónico de confirmación a su bandeja de entrada. El usuario debe abrir el correo y hacer clic en el mismo para volver a confirmar que desea recibir nuestros mensajes.

     

    El soft opt-in

    Si el opt-in simple y el opt-in doble son formas explícitas de recabar el consentimiento de los usuarios para recibir mensajes, en el soft opt-in este consentimiento se da de forma implícita. Se asume que la relación existente entre marca y usuario justifica el envío de emails entre ellos, pero el usuario no da su consentimiento de manera explícita.

    Normalmente, las listas de contactos con soft opt-in se generan a través de contactos profesionales, en eventos, ferias comerciales u otros lugares donde se hace networking. También se puede hacer soft opt-in con los clientes existentes de una marca.

    Es muy importante tener en cuenta que el soft opt-in está sujeto a una serie de limitaciones para ser legal. Por ejemplo, según la regulación PECR, para que el soft-in sea válido, los mensajes deben dirigirse a personas que sean clientes de la marca o hayan hecho negociaciones con la misma, solo se pueden enviar mensajes sobre productos o servicios similares a los que ya han adquirido (o en los que han mostrado interés) y debe facilitarse la opción de que el usuario se dé de baja en todo momento.

     

    ¿Qué opción de opt-in es más recomendable?

    El soft opt-in, el opt-in simple y el opt-in doble tienen sus ventajas y sus aplicaciones indicadas, pero si hay que quedarse con una sola opción, la que ofrece más seguridad es el doble opt-in.

    El doble opt-in se ajusta a los estándares más estrictos de las regulaciones o incluso las sobrepasa, por lo que es una garantía de evitar cualquier tipo de problema legal en el futuro. Además, al pedir al usuario que haga clic en la confirmación recibida por correo electrónico, estamos confirmando tanto la dirección de correo como su interés por recibir nuestros mensajes.

    Curso: Cómo mejorar tu estrategia de email marketing

     

    Ester Solsona

    Digital Marketing Stategist en Cyberclick. Grado en Turismo por la Universidad de Lleida. Máster en Dirección de Marketing en EAE Business School.