Cómo transformar un pensamiento negativo en uno positivo

Publicado por:

Berta Campos
Puedes encontrarme en:

Somos lo que pensamos, y aunque a veces los inconvenientes del día a día pueden hacerse una montaña, nuestra forma de pensar puede aumentar la felicidad en la empresa y en nuestro día a día aunque nuestra realidad no cambie.

A día de hoy, la felicidad es cada vez más científica. Muchas universidades y psicólogos se han encargado de investigar cómo transformar el pensamiento para controlar nuestras emociones negativas. ¿Quieres saber cómo? Hoy te cuento 5 de sus hallazgos que puedes incorporar desde ya mismo a tu día a día.

Como transformar un pensamiento negativo en uno positivo

 

Nuestra forma de pensar puede aumentar la felicidad

 

1) Practica la resiliencia

Según Barbara Fredrickson, psicóloga de la Universidad de Carolina del Norte, la resiliencia forma parte de las buenas prácticas a tener en cuenta para transformar el pensamiento negativo en positivo.

La resiliencia es una habilidad entrenable que se basa en utilizar las experiencias negativas como aprendizaje y tomarse el estrés y los fracasos como impulsores del cambio, en lugar de quedarnos atrapados en las malas sensaciones. Así mismo, es importante que las metas vitales establecidas sean realistas y alcanzables.

Con el paso del tiempo, convertir el pensamiento negativo en positivo se convierte en una mera cuestión de práctica. Cuanto más repitamos una asociación determinada, más se reforzará esa conexión en nuestra mente y más capaces seremos de automatizarla.

 

2) Cuida tu lenguaje corporal

Según Teresa Baró, experta en habilidades sociales y comunicación no verbal, el lenguaje corporal influye en nosotros mismos y en los demás. Por ejemplo, caminar erguido hace que sintamos y proyectemos mayor confianza en nosotros mismos. Ya lo decía la sabiduría popular: sonríe y recibirás una sonrisa.

 

3) Haz deporte

Entre los muchísimos beneficios del deporte está el incrementar el bienestar personal y la felicidad, con lo que consigue mejorar nuestra capacidad para pensar en positivo.

El ejercicio ayuda a descargar el estrés y nos hace sentir mejores con nosotros mismos. Además, los deportes organizados aportan un espacio seguro donde superar retos y aprender habilidades nuevas. Al final, todo ello redunda en una mayor felicidad.

 

4) Medita

El "mindfulness" está más de moda cada día, y con razón: estudio tras estudio, los beneficios de la meditación se confirman. Por ejemplo, los expertos de Fredrickson trabajaron con voluntarios que practicaron la meditación durante seis semanas. Al finalizar el experimento, todos ellos afirmaron sentirse más felices y además sus indicadores de salud mejoraron.

No necesitas irte a la India ni abrazar el budismo para empezar a meditar: es una práctica sencilla que puedes hacer en tu casa en 5 minutos al día. Si te animas a probar, hay un montón de aplicaciones y vídeos de YouTube para guiarte paso a paso.

 

5) Aprende a desmontar los pensamientos negativos

Tenemos mucho más control sobre nuestros pensamientos de lo que pensamos. Gracias a técnicas como la psicología cognitiva, podemos aprender a detectar las distorsiones de nuestra mente y generar pensamientos positivos. Otras técnicas, como las afirmaciones, también buscan el mismo efecto: entrenar los músculos de pensar en positivo. Y es que al final la felicidad depende mucho más de nuestra actitud que de lo que realmente nos ocurre.

 

Berta Campos

@berta_campos

 

Descargrar primer capítulo La empresa más feliz del mundo

Tags: La Empresa Feliz



¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!